La Jornada
Reconoce el Mandatario que aún hay graves carencias en materia de combate a la pobreza
MÉXICO, D.F.- En el mensaje de un minuto que el presidente Felipe Calderón pronunció ante el Congreso de la Unión al entregar su primer informe de Gobierno, declaró ser respetuoso de los legisladores y estar en espera de la determinación que tomen para sostener un diálogo público y directo sobre la situación del país.

De igual forma, en el documento que no leyó ante senadores y diputados asegura que en nueve meses de gobierno "hay avances importantes" en democracia y política exterior, pero el mayor de ellos, es que se ha trazado el camino por el que se habrá de continuar para que sean el motor para el bienestar de los mexicanos. El objetivo es consolidar una democracia de calidad, afirma.

Pone énfasis en el "heroísmo" de las Fuerzas Armadas por su participación en los operativos de seguridad,
señala que la división de poderes no es meramente un dogma constitucional y como estuvo impedido para leer su informe ante el Congreso, señala que a fin de cuentas los ciudadanos serán quienes tendrán la última palabra al evaluar los resultados de su gobierno.

Durante su breve estancia en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el michoacano resaltó que cumplía con su deber constitucional de asistir a la apertura de las sesiones ordinarias del Primer Periodo del Congreso y anunció que ya había instruido a su gabinete para que se presente a rendir un informe ante los legisladores.

Democracia y nueva agenda diplomática

Si bien el Jefe del Ejecutivo ofrecerá su mensaje político hoy en Palacio Nacional, en las páginas del Primer Informe se recogen algunos aspectos.

Advierte así que el tránsito a la democracia que el país experimentó de manera gradual en las últimas décadas abrió posibilidades de justicia que hoy se tienen que hacer realidad. Los mexicanos, añade, exigen una democracia efectiva en la que el voto se traduzca en gobiernos e instituciones capaces de dar respuesta a las preocupaciones cotidianas de la gente.

Seguridad

En materia de seguridad y Estado de Derecho, asegura que su gobierno ha dado los primeros pasos de una política integral y con visión de largo plazo, que tiene como objetivo avanzar en la construcción de un país que avance firme por la vía de las libertades, de la seguridad pública, del orden y la paz social.

Justifica los operativos realizados de manera conjunta por los cuerpos policiacos y las Fuerzas Armadas como una medida para preservar el orden y la legalidad en zonas del territorio nacional que se encontraban amenazadas por la delincuencia.

Persisten graves carencias

Resalta que a pesar de los avances obtenidos en años recientes en materia de combate a la pobreza todavía prevalecen graves carencias en varias regiones del país. Pero asegura que se han dado pasos para ampliar y reforzar los programas sociales que han tenido un impacto positivo, así como para generar nuevas políticas y programas encaminados a mejorar las condiciones de segmentos cada vez más amplios de la población.

Para cumplir los objetivos en materia social, refiere, es necesario alcanzar un mayor crecimiento económico que genere más oportunidades de empleo bien remunerado y facilite un mayor financiamiento de los programas sociales.

Afirma así que se necesita invertir más recursos públicos en el bienestar y el progreso de la gente y admite que falta mucho por hacer por los que menos tienen, pero considera que avanza por la ruta correcta.

La pobreza es el más grave problema de México y su superación el principal desafío, por lo que esta generación tiene la responsabilidad histórica de encontrar soluciones de fondo.

Sobre la política educativa explica que las prioridades son impulsar la calidad, reducir las desigualdades, promover las nuevas tecnologías, extender la cobertura y promover la equidad y la pertinencia de la enseñanza superior.

Empeñado en presentarse como un presidente ambientalista dedica un apartado al tema y asegura que ya ha tomado acciones encaminadas para cuidar los recursos naturales y comenzar a revertir el daño ambiental que ha llegado a niveles insostenibles.