La Jornada
México, D.F.- Arturo González de Aragón, auditor Superior de la Federación, comparecerá ante el pleno de la Cámara de Diputados con objeto de exponer por qué, ante la proliferación de actos de corrupción durante el gobierno de Vicente Fox Quesada, no ha emprendido ninguna acción penal o administrativa contra los funcionarios responsables del manejo irregular de recursos públicos.
En reunión privada a la que acudió González de Aragón, la mesa directiva de la Comisión de Vigilancia resolvió que por vez primera desde la creación del citado órgano de fiscalización, su titular se presentará ante los 500 legisladores con objeto de rendirles cuentas y responder a sus preguntas, porque al final del día el encargado de la Auditoría Superior de la Federación, es empleado de la Cámara de Diputados.

La reunión tuvo como propósito conocer del órgano de control su estrategia para definir el Programa Anual de Auditorías, Visitas e Inspecciones que integra todas las acciones de fiscalización que habrán de aplicarse a lo largo del año 2008. A esto se sumó el desglose del mecanismo de validación que la ASF incorporará al programa mencionado. Incluso, el auditor presentó los resultados de la auditoría contrato con objeto de revisar sus métodos de operación y consecución de resultados.

Durante el transcurso de la reunión, los diputados que integran la Mesa Directiva manifestaron a González de Aragón los criterios de la dependencia de la ASF respecto a la Comisión de Vigilancia. En aquel intercambio de posturas, del cual destacó la intención abierta del titular de la auditoría por conseguir la autonomía de ese ente, se argumentó que en la Constitución de la República se determina la facultad exclusiva de la Cámara de Diputados para emprender la revisión y la fiscalización.

Incluso, se recordó que la comisión y la ASF tienen un plazo perentorio para reelaborar las propuestas de modificación a las leyes de Fiscalización Superior, Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos y a la Ley Orgánica del Congreso y el Reglamento del Congreso Federal. Una determinación aledaña de la Comisión de Vigilancia se refiere a convocar a un Encuentro Nacional de Organismos de Fiscalización, con objeto de impulsar la autonomía de las contadurías mayores de los Congresos Locales y evitar la dependencia perniciosa de los gobiernos en turno.

La tercera línea de acción que decidieron los diputados se refiere a cerrar el círculo de las observaciones que permanecen sin solventar en las cuentas públicas 2002, 2004 y 2005. "Esta Comisión de Vigilancia ha resuelto romper con esa dinámica de observaciones que se han quedado traspapeladas y archivadas. Se trata de evitar que las revisiones de las cuentas públicas 2006 y 2007 determinen el fincamiento de responsabilidades", comentó un diputado asistente al encuentro privado.


Auditor a cuentas.

El próximo 15 de octubre la ASF entregará a la Comisión de Vigilancia el listado definitivo de observaciones, y el mismo órgano legislativo enviará al presidente Felipe Calderón una excitativa con objeto de girar ordenes a las dependencias y organismo del Ejecutivo Federal que no han solventado las irregularidades en el gasto de los recursos públicos, porque de lo contrario se va a proceder de acuerdo a la ley. Además frente al rezago que se manifiesta en el trabajo de fiscalización los diputados se propusieron resolver en un plazo no mayor de 180 días, la solventación de las cuentas públicas de los años 2002, 2004 y 2005.

En espacio de la reunión, los diputados abordaron un tema que ha propiciado diferencias con el encargado de la ASF, y tiene que ver con la percepción de un importante sector de la sociedad: la autonomía de acción de ese organismo a pesar de la dependencia que tiene éste de la Comisión de Vigilancia.

"Y para que quede claro, lo vamos a citar a comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados; no habrá reglas y los diputados podrán preguntar lo que quieran", refirió el mismo legislador que solicitó no mencionar su nombre dado que tal hecho provocó malestar en González de Aragón.

En tal recuento de ordenes y solicitudes a la ASF, los legisladores exigieron que el órgano fiscalizador coadyuve con las comisiones especiales que investigan el Fideicomiso ISOSA, a los hijos de Marta Sahagún Jiménez (Manuel y Jorge Alberto Bribiesca) y la encargada de investigar el probable enriquecimiento inexplicable de Vicente Fox Quesada.

Y es que se le dijo a González de Aragón que las comisiones citadas resultarán improductivas porque no tienen elementos documentales que corroboren las sospechas de uso indebido de los recursos públicos a manos de los personajes investigados. Por tal razón se le ordenó que coadyuve, y de muestras claras de voluntad para resolver esos delicado temas.