La nueva automotriz europea Opel cuenta con un número marcadamente inferior de empleados que el antiguo negocio europeo del grupo automotor estadounidense General Motors (GM), según se dio a conocer hoy en la sede del grupo alemán en Rüsselsheim.
A finales de agosto, las dos filiales europeas de GM, Opel y Vauxhall, contaban con una plantilla de 48.000 empleados, casi 7.000 menos que en abril, cuando GM Europe tenía 54.800 trabajadores.

Ahora, el grupo de Detroit se propone recortar 9.000 puestos de trabajo más, es decir, uno de cada cinco empleos de toda Europa, se agregó.

Según explicó un portavoz de la automotriz, la diferencia entre abril y agosto se debe a que en ese mes, la nueva organización europea Opel ya no contabilizaba los 4.000 empleados de la filial sueca Saab.

Además, la fábrica de engranajes cerca de Estrasburgo, con 1.300 empleados, y la de Chevrolet, con 600, ya no pertenecen a Opel/Vauxhall en Europa. La pérdida de los restantes 1.000 empleos se explica por la fluctuación, precisó el mismo.

También en Alemania, Opel cuenta con menos empleados de lo calculado hasta ahora. En total la automotriz tiene contratadas a 24.300 personas, frente a las 25.100 de marzo. En Rüsselsheim trabajan en la actualidad 14.600 empleados, en Bochum 4.800, en Eisenach 1.600 y en Kaiserslautern, 3.300.