Agencia
Hualahuises, N.L.- Ayer por la tarde familiares de la maestra Magdalena Alvarez, la mujer que mató a su hija e hirió a otras dos y luego se suicidó, le dieron el último adiós.
La misa inició alrededor de las 15:00 horas, en al templo Nuestra Señora de los Dolores, a donde ingresaron los féretros y en donde estaba hasta el alcalde de esta ciudad Gustavo Martínez. Durante la celebración, el padre Higinio de la Rosa dirigió unas palabras de aliento a los familiares de las víctimas y afirmó que sólo Dios sabe porqué pasan estas cosas.

Después el cortejo fúnebre con las dos carrozas partió hacia el panteón, en donde los compañeros de grupo de tercer año de Mónica, estallaron en llanto. Una vez en el camposanto sujetaron globos de color blanco y cuando se despidieron los soltaron entre lágrimas, luego se fundieron en abrazos. Ya cuando se retiraban el sol se alejó y dio paso a las nubas como despidiendo a las mujeres que dejaron marcados a todos los habitantes de esta tranquila ciudad.

Por su parte, las dos hermanas, Magda y Cinthia, continúan internadas en el Hospital Universitario.