Notimex
La secretaria de Promoción Política de la Mujer del PAN, Mariela Pérez de Tejada, llamó a las panistas a ser factor de cohesión interna y consolidarse como el equilibrio en la marcha del país.
Mérida.- Al inaugurar la fase regional del Encuentro Nacional de Mujeres panistas, estableció que la participación de la mujer es valiosa en el vida política nacional, no sólo por representar más del 50 por ciento del padrón electoral, sino por ser eje del país.

Ante unas dos mil 500 militantes de cinco estados del sur-sureste, destacó que es tal el desarrollo de las mujeres, que se estima que 60 por ciento de los hogares mexicanos son dirigidos por mujeres, quienes toman decisiones y aportan económicamente.

Destacó que las mujeres son quienes construyen la democracia, asumen el compromiso de salir a trabajar con más ánimos, todo a favor de un México diferente.

Estableció que las mexicanas son sinónimo de lucha, 'somos México, las mujeres somos esperanza, sabemos dar resultados, somos sensibles, escuchamos, somos comprometidas y por ello no podremos dejar que no nos duela el dolor ajeno'.

Ante la proximidad del proceso electivo federal 'intermedio' Pérez de Tejada llamó a evitar que se compre la dignidad de mal llamado sexo débil con despensas, zapatos y alguna otra dádiva.

Ante este panorama, exhortó a las militantes panistas a luchar a favor de la unidad de su partido, con miras al proceso electoral de 2009 y local en 2010, porque 'el ciudadano no va venir si hay un partido peleado'.

Recordó que contrario a los que se piensa, las mujeres del sureste mexicano son las que más participan de la vida partidistas, contrario a lo que sucede en el norte del país, donde el nivel educativo, económico o social es más alto.

En tanto, la presidenta estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Magali Cruz Nucamendi, afirmó que su partido apuesta por las mujeres y en este instituto político han sido fundamentales en su historia pasada y presente.

Consideró que a las mujeres toca dar a la política una visión humanista, sin excluir a otras mujeres, pues 'son entregadas y generosas en su labor y tienen como eje su permanente deseo de servicio a los demás'.