Foto: Vanguardia/Daniel Becerril
Francisco Rodríguez
A casi 30 kilómetros del Territorio Santos Modelo (TSM), Esteban, un chavo de 18 años de Gómez Palacio, Durango, está en la esquina de Bulevar Constitución y prolongación Colón con una pelota y vestido con un uniforme del Santos Laguna, dominando el balón para arrancarles a los automovilistas unos pesos.

Su objetivo: juntar el dinero suficiente para entrar a la inauguración del TSM. Dice lleva 100 pesos juntados en una hora, así que le faltan más de mil machacantes. "No sé si alcance, está muy caro el boleto y yo no tengo lana", dice el muchacho, moreno y correoso.
A casi 30 kilómetros del Territorio Santos Modelo (TSM), Esteban, un chavo de 18 años de Gómez Palacio, Durango, está en la esquina de Bulevar Constitución y prolongación Colón con una pelota y vestido con un uniforme del Santos Laguna, dominando el balón para arrancarles a los automovilistas unos pesos.

Su objetivo: juntar el dinero suficiente para entrar a la inauguración del TSM. Dice lleva 100 pesos juntados en una hora, así que le faltan más de mil machacantes. "No sé si alcance, está muy caro el boleto y yo no tengo lana", dice el muchacho, moreno y correoso.

Esteban comenta que tiene más de seis meses parándose en esa esquina, a dominar el balón y hacer malabares el estilo de los Harlem Globe Trotters. Él menciona que es un nuevo deporte llamado Free Style Footbol o Futbol Estilo Libre. Tiene más de un año que "se dedica" a eso, y asegura que a veces hasta se embolsa 300 pesos en unas cuantas horas de dominar el balón. Todos los días practica una hora. A eso se dedica, pues hasta menciona que se le puede contratar para presentaciones.

Pero él sabe que hoy no tendrá chance de juntar tanto dinero: "Sé que no juntaré tanta lana, así que yo creo me voy a comprar la nueva playera del Santos, ni hablar".