Foto: Excélsior
Aurora Vega (Excélsior)
La Marina tiene planeado usarlos en marzo; serán de ayuda para realizar operaciones contra cárteles y enfrentar desastres naturales
CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de Marina (Semar) pondrá en marcha desde marzo próximo aviones no tripulados que servirán en operaciones de precisión contra los cárteles de la droga y otros grupos de la delincuencia organizada, así como en casos de desastres naturales.

Esas unidades aéreas inteligentes fueron diseñadas y fabricadas por personal de la Armada de México. Serán capaces de enviar en tiempo real video y fotografías de zonas consideradas de alto riesgo delincuencial, así como los impactos sociales que provocan situaciones de inundaciones, deslaves, terremotos, maremotos, incendios, entre otras catástrofes naturales.

Los nuevos prototipos podrán efectuar vuelos de hasta seis kilómetros a la redonda con una duración de 120 minutos.

En el caso de acciones contra el crimen organizado y el narcotráfico el factor sorpresa es lo que ayudará a la Armada de México para realizar operativos de precisión, ya que cada unidad podrá enviar la imagen de casas de seguridad que son utilizadas para el resguardo de armas, como dormitorio de sicarios, o para cometer secuestros o ejecuciones, entre otros ilícitos.

Los aviones no tripulados de la Marina están fabricados de un material ligero altamente resistente. El equipo que diseñó y fabricó las nuevas unidades está compuesto por diez especialistas del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Amada de México.

Un capitán, cuya identidad se reserva por razones de seguridad, explicó que por primera vez  ese tipo de aviones no tripulados son diseñados por militares  mexicanos para operaciones de protección y salvaguarda de la ciudadanía.

"(El avión no tripulado) está armado a base de fibra de carbono, tiene un peso de despegue de 9.5 kilogramos, con una envergadura de 2.54 metros.

Asimismo explicó que su control de estación terrena es un portafolio, el cual contiene la computadora con la que se controla la aeronave y todos los aditamentos para las comunicaciones.

"Además tiene una torre de comunicaciones. Todo este equipo es fácilmente transportable en una camioneta o un helicóptero de la Marina, para su despliegue en donde las fuerzas así lo requieran".



Pilotos sin alas

Los nuevos aviones no tripulados que se encuentran en fase de pruebas para su operación en marzo, son manejados por un experto piloto aviador de la Secretaría de Marina.

"El reto o el compromiso de integrar un equipo que maneja diferentes disciplinas es la satisfacción, es obtener el resultado que se busca, que el avión pueda llegar a lugares utilizando un factor sorpresa por sus condiciones de tamaño y su modo de operación.

"(Se trata de) contribuir a la seguridad del país. Este avión puede llevar a cabo operaciones que desarrolla la propia Armada en la lucha contra el narcotráfico y en apoyo a la población civil por fenómenos meteorológicos que azotan en el país para el reconocimiento de aéreas afectadas.

"Puede ser el instrumento más valioso que tiene la institución en tierra para poder evaluar la situación antes de mandar a unidades tripuladas", expuso.

El piloto de la Armada que hace las pruebas de las unidades precisó que "es una nave de las características de un avión denominado entrenador, una aeronave de ala alta, con aditamentos que ayudan a dar mayor sustentación al conjunto.

"Las naves no tripuladas pueden hacer vuelos a menor velocidad, sin llegar a la condición de desplome, situación que es muy favorable para este tipo de naves de reconocimiento aéreo que tiene que hacerse a velocidades moderadas."