Foto: Archivo
SANTIAGO.- Michelle Bachelet aplica para la vida cotidiana el mismo lema que para la política: "Más vale sola que mal acompañada".

A unos meses de que concluya su mandato, en marzo de 2010, la presidenta chilena concedió una entrevista al diario popular La Cuarta, en la que habló de todo: de su soledad, de su peso y de lo que hará cuando abandone el cargo.

Enamorarse, dijo, "no estaba en mi programa de gobierno", aunque eso no significa que esté negada al amor.
SANTIAGO.- Michelle Bachelet aplica para la vida cotidiana el mismo lema que para la política: "Más vale sola que mal acompañada".

A unos meses de que concluya su mandato, en marzo de 2010, la presidenta chilena concedió una entrevista al diario popular La Cuarta, en la que habló de todo: de su soledad, de su peso y de lo que hará cuando abandone el cargo.

Enamorarse, dijo, "no estaba en mi programa de gobierno", aunque eso no significa que esté negada al amor.

"Si aparece un amor por ahí, feliz, pero si no, yo tengo el amor de mi familia, de mis amigos. Si pasa, fantástico, si no, (iré) feliz por la vida haciendo las cosas que siempre me han gustado", explicó la mandataria, quien aseguró que los años la han vuelto "más vieja, más sabia".

Al final, señala, nadie parece estar contento con lo que tiene. "Una vez que fui al Biógrafo (restaurante santiaguino) y fui al baño, una mujer había escrito `estoy sola, duele', y abajo otra mujer puso: `Tengo pareja, es como la mona, duele el doble'", detalló.

Bachelet repasó las obras de su gobierno y recordó varios episodios en que se sintió discriminada por ser mujer y por su peso. "Ven a Insulza (secretario general de la OEA) robusto, y dicen que es un `Panzer', y cuando me ven a mí, dicen que estoy gorda", se quejó la gobernante.

Sobre sus planes para cuando abandone el cargo, Bachelet dice que por principio de cuentas, intentará recuperar el tiempo perdido con su familia. Lamentó, por ejemplo, que su nieto la reconozca más por las veces que la ha visto "en televisión y fotos" que por lo que ha compartido con ella "en persona".

"Voy a tener que dedicarle tiempo a mi familia, a mi nieto y después trabajar, porque no me voy a jubilar nunca, no me voy a transformar en una planta para que la rieguen. Soy una persona que quiere ser útil. Eso es lo único. No hay nada más en mi futuro", agregó.

Bachelet dejará el cargo con niveles de aprobación de 80%, según diversos sondeos, lo que la convierte en el gobernante más querido en la historia de Chile.

Ella está muy consciente de eso. "Hubo gente que ha tratado de deslegitimar este apoyo, diciendo que es porque soy simpática. Yo siempre he bromeado con que también era simpática cuando estaba con 34% de aprobación, así que parecería ser que ésa no es la causa", enfatizó.