Nairobi/Bissáu.- El Ejército de Guinea-Bissáu dio hoy un golpe de Estado y mató a tiros al presidente del pequeño país de Africa Occidental, Joao Bernardo Vieira, informó la agencia de noticias portuguesa Lusa.
Los medios lusos citaron al Ejército y al que hasta hoy era el gobierno, según los cuales un grupo de militares atacó a primera hora la residencia del jefe de Estado en el centro de la ciudad. El presidente intentó huir y fue acribillado.

La muerte de Vieira se produjo un día después del asesinato del jefe de las Fuerzas Armadas, el general Batista Tagme Na Wai, en un ataque con explosivos lanzado en la noche del domingo contra el cuartel general del Ejército en Bissáu.

Los autores del golpe de Estado son militares allegados a Na Wai, indicó la agencia de noticias Lusa, citando al portavoz del Ejército de Guinea-Bissáu, Zamura Indutel, quien agregó que los golpistas atribuían a Vieira la responsabilidad por la muerte del máximo jefe militar.

Según Induta, "Viera es uno de los principales responsables de la muerte de Tagme". El país ahora "progresará. Este hombre (el presidente) ha bloqueado todo en este pequeño país".

El gobierno portugués condenó la muerte de Vieira y anunció un encuentro de emergencia de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) para abordar los acontecimientos ocurridos en la antigua colonia portuguesa.

Además del cuerpo del presidente, se encontró otro cadáver en la residencia. Asimismo resultó herido el portavoz de prensa del palacio presidencial. Según un testigo ocular, citado por agencia de noticias Lusa, después del asesinato, miembros de las Fuerzas armadas saquearon la residencia de Vieira y se llevaron muebles, equipos electrónicos, alfombras y ropas.

Tras el atentado contra el general Na Wai se habían producido tiroteos y explosiones en Bissáu. El Ejército había ordenado a dos emisoras de radio privadas que suspendieran sus transmisiones para supuestamente "proteger a los periodistas".

Durante la noche se registraron disparos y explosiones de cohetes en diversas partes de la capital.

Guinea Bissau, uno de los países más pobres del mundo, tiene un largo historial de golpes de Estado. Sirve, además, de enclave a los cárteles latinoamericanos de la droga. Un número de capos colombianos de la droga tienen propiedades en el país.