Washington, EU.- La actriz estadounidense Reese Witherspoon revela que se siente insegura con su cuerpo y que cuando se va de vacaciones teme que los fotógrafos la saquen en traje de baño y su trasero.
En declaraciones realizadas hoy al espacio de televisión estadounidense "Extra", Witherspoon subraya que "odia" a los fotógrafos cuando se va de vacaciones.

"Me pregunto: 'Dios mío! ¿Me habrán visto el trasero? Espero que no lo hayan visto'", según Witherspoon.

Witherspoon, de 31 años, se encuentra en plena promoción de su película "Penelope", donde comparte cartel con Christina Ricci, de 28 años, en la que Ricci tiene una nariz igual a la de un cerdo.

En este sentido, Witherspoon se refirió a los retos que tuvo que superar cuando fue pequeña por utilizar gafas y ser una persona baja.

"Yo llevaba cristales de bajo de botella, por lo que era una auténtica 'cuatro ojos'!. Como era baja fui la última en desarrollarme, algo horrible en una chica. Me enseñó mucho. Nunca pude tampoco competir en muchos deportes, por lo que me tuve que convertir en alguien gracioso para ser el centro de atención", según Witherspoon.

Por último, señaló que estas experiencias "fueron muy formativas. Es bueno, de alguna manera, tener que luchar. Eso es algo que aprendes luego y te convierte en lo que eres".