Prensa Latina
El mercado negro o economía subterránea es la comercialización clandestina de bienes, productos y servicios, violando la fijación de precios o el racionamiento impuesto por los gobiernos o las empresas
Al competir con algunas de las más importantes economías mundiales, los principales mercados negros abarcan en la actualidad amplios espacios con su carga de pecados, como es el caso del comercio ilegal de drogas.

Esa revelación de tal inconsistencia en materia de comercio, y como respuesta ante muchas dificultades, la aporta un reciente reporte de Yahoo finanzas, apoyado en la revista The Economist, a partir de cartillas del Banco Mundial (World Bank Group) y de las Naciones Unidas.

El mercado negro o economía subterránea constituye un término empleado para describir la comercialización clandestina de bienes, productos y servicios, violando la fijación de precios o el racionamiento impuesto por los gobiernos o las empresas.

Incluso, se considera que esta economía sumergida proporciona aproximadamente mil 800 millones de puestos de trabajo.

Pese a soluciones fortuitas de ese tipo de economía para muchas personas, los primeros renglones de sus indicadores están en la droga, la piratería y el tráfico de personas.

Empresarios con inmensas fortunas pueden muy bien significar bandidos de cuello blanco apoyados en un complicado engranaje capaz de beneficiarlos con sumas considerables provenientes del mal.

Esta economía, se analiza, no solo resiste la crisis, sino que se aprovecha de ella y crece, como ocurre en cuanto al comercio de artículos y servicios ilegales, hasta colocarse de esta manera informal e ilegal en importantes peldaños de las estadísticas globales.

Datos de The Economist sostienen que solo los cinco mayores mercados ilegales del mundo mueven alrededor de 475 mil millones de euros por año, capaces de superar las riquezas de unos 170 países y territorios.



Entre cifras y análisis

En cuanto al narcotráfico, genera alrededor de 240 mil millones de euros anuales, según The Economist. Incluso advierte que las estadísticas pueden quedarse cortas a la hora de contabilizar esta parte del mercado negro.

Contar los "beneficios" del tráfico de drogas es casi imposible pues los estimados se apoyan en las cantidades de sustancia ilícita incautada por la fuerza policial.

Le sigue al narcotráfico, la piratería y la copia de objetos de marca, videojuegos o películas, que moviliza alrededor de 187 mil millones de euros por cada año. El otro peldaño lo aporta el tráfico de seres humanos y de animales, con valores de 23 mil y 15 mil millones respectivamente.

En esa lista de ventas ilegales se encuentra la comercialización ilícita de petróleo con ocho mil 200 millones, seguida de la pesca ilegal, la tala indiscriminada de árboles y el tráfico de órganos humanos.

Los sondeos en los que se apoya el artículo, sobre economía mundial, declararon a España como el país que concentra el mayor tráfico de drogas, prostitución o piratería, por lo tanto lo señalan como paraíso de ilegalidades, confirmadas por un estudio internacional de la consultora Havocscope.

Según esa oficina, a la nación ibérica le tocan dos mil euros de mercado negro por habitante, incluidos niños y ancianos.

Pero Estados Unidos no se queda atrás en las estadísticas, pues tocan unos mil 500 euros por persona cada año en esa materia, mientras en México son mil euros por persona.

Yahoo finanzas señala a Estados Unidos como el cuarto país con mayor mercado negro del mundo; solo en 2012 el tráfico de drogas, falsificaciones, piratería y prostitución movieron en la nación norteña 123 mil millones de euros.

Este fenómeno económico surge en momentos de crisis o en períodos de control recio de la economía y el comercio, como respuesta a la falta de bienes de primera necesidad.

Bajo tales circunstancias, los vendedores están en disposición de saltarse las leyes con la finalidad de conseguir mayores ganancias, mientras los compradores se ven obligados a pagar precios mayores debido a sus necesidades.

El mercado negro no se inclina solamente por productos de primera necesidad como en su momento y lugar ocurrió, u ocurre, con el tabaco y el alcohol; también tiene en cuenta la introducción de productos ilegalmente, y abarca la compraventa de drogas, armas y otras sustancias.

Los economistas identifican además como parte de este mercado los cambios ilícitos de moneda, considerados operaciones del mercado negro.

Algunos estados adoptan políticas inflacionarias e intentan disfrazar su propia responsabilidad en el deterioro de una moneda. Por tanto, este mercado constituye una irreverencia ante las responsabilidades ciudadanas en cuanto a los deberes económicos, pero también la practican autoridades.

Durante épocas de crisis mundial, como la que atañe al planeta desde 2008, se pone de relieve este tipo de sistema económico.


Por Roberto F. Campos (PL)