Roberto José Pacheco/Excélsior
La aprobación produjo la molestia de los diputados de PRI y PRD. Uno de los primeros en levantarse fue Alfredo Ríos Camarena, quien consideró que lo que propuso el Senado, el presidente Felipe Calderón y diversos sectores de la sociedad, "hoy vienen y lo tiran a la basura".
México, D.F. .- Con 11 votos a favor y 10 en contra, la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados aprobó modificar la minuta que pretende establecer topes salariales a los servidores públicos, para encauzarlo únicamente a "los puestos de elección popular", razón por la que legisladores del PRI y del PRD se levantaron de la reunión, dejando pendientes las reservas que hizo Acción Nacional.

Con esta decisión, los salarios de los ministros de la Suprema Corte, de los consejeros electorales, los consejeros del IFAI y otros organismos autónomos quedarían intactos, si es que el pleno de los diputados no decide otra cosa, ya que se trata de una reforma constitucional que requiere del voto de las dos terceras partes de los presentes.

La aprobación produjo la molestia de los diputados de PRI y PRD. Uno de los primeros en levantarse fue Alfredo Ríos Camarena, quien consideró que lo que propuso el Senado, el presidente Felipe Calderón y diversos sectores de la sociedad, "hoy vienen y lo tiran a la basura".

-Fue un priista quien le dio el voto -se le cuestionó.

-Creo que hizo mal, pero no respondo por él, yo respondo por mí -reviró el legislador.

Poco después, en entrevista, Raúl Cervantes, del PRI, defendió el motivo de su voto a favor de la modificación. "Es un asunto estrictamente jurídico constitucional, de técnica legislativa. El tema del artículo constitucional habla claramente del Poder Judicial, que no se le puede modificar en funciones".

Esa fue la razón, dijo; a la Constitución no se le puede modificar el asunto de la remuneración, y la reforma no modifica ese artículo.

Juan José Rodríguez Prats, del PAN, consideró que los salarios que perciben los trabajadores que se dedican a cuestiones especializadas son razonables, por los riesgos o consecuencias que se corren. Además, consideró que el hecho de que nadie pueda ganar más que su superior jerárquico, "traería problemas en toda la administración pública".

Al respecto, el presidente de la instancia legislativa, el perredista Raymundo Cárdenas, consideró "obvio que no hay acuerdo en lo esencial". Señaló que Acción Nacional se mantuvo en contra de regular los salarios del IFE, de la CNDH, del IFAI, del Poder Judicial. "Vamos a ver si logramos recomponer, para pronto tener lo que el pueblo de México desea", dijo.