Excélsior
"Su entrada al mercado representa un reto para la compañía, porque a diferencia de otras empresas de tecnología, como Apple, Microsoft no puede llenar toda la tienda con sus propios productos y tendrá que ofertar también los de algunos de sus socios de negocios para atraer la mayor cantidad de visitantes", dijo Paul Degroot, analista de Directions on Microsoft, en entrevista con este diario.
México, D.F..- Dos meses antes de la llegada de su nuevo sistema operativo Windows 7 al mercado y con la tormenta financiera en el ambiente, Microsoft se arriesga y decide invertir en el desarrollo de sus primeras tiendas minoristas en Estados Unidos, espacio públicos en los que piensa promover sus productos para el sector de consumo masivo y comprobar que pueden ser tan atractivos y fáciles de usar como los de sus competidores, una estrategia en la que compite directamente contra Apple.

Y si bien la firma con sede en Redmond, Washington, aún no determina el número de tiendas que inaugurará en la Unión Americana durante el transcurso del año, la dos primeras estarán en en centros comerciales de Arizona y California.

"Vamos conforme a la agenda para abrir nuestras primeras dos tiendas en temporada de otoño, las cuales estarán ubicadas en Scottsdale, Arizona, dentro del Scottsdale Fashion Square y en Mission Viejo, Califronia, en el centro comercial Shops at Mission Viejo. Pero más allá de eso no podemos comentar nada", informó un vocero de Microsoft en plática con Excélsior.

Pero en medio de la crisis financiera, la estrategia de el fabricante de software por desarrollar sus propias tiendas parece un poco arriesgada, pues la mayoría de sus productos se venden a través de sus socios de negocios u otras cadenas minoritas y tiendas especializadas en electrónicos de consumo, como es el caso de su sistema operativo Windows, y su versión para celulares.

"Su entrada al mercado representa un reto para la compañía, porque a diferencia de otras empresas de tecnología, como Apple, Microsoft no puede llenar toda la tienda con sus propios productos y tendrá que ofertar también los de algunos de sus socios de negocios para atraer la mayor cantidad de visitantes", dijo Paul Degroot, analista de Directions on Microsoft, en entrevista con este diario.

De esta forma, su software de oficina Office, su consola de juegos de video Xbox 360 y su reproductor multimedia Zune, serán algunos de los principales abanderados para su entrada al segmento minorista.

Sin embargo, el vocero de la compañía confesó que el área de cómputo no estará ausente dentro de las tiendas.

"Los visitantes podrán ver productos desde el área de cómputo portátil, movilidad, videojuego y software. La mercancía en la tienda incluirá algunos de los productos más conocidos de la compañía como Windows, Office y Zune, así como productos de los OEM (fabricante de equipos originales, en español), socios de negocios y otros desarrolladores de programas", explicó el vocero de Microsoft.

Lo cierto es que la compañía fundada por Bill Gates se ha tomado muy en serio su entrada al mercado minorista. En febrero pasado, Microsoft anunció que David Porter, en ese entonces presidente de distribución global para el estudio de animación Dreamworks, se uniría a la nómina de la firma como vicepresidente corporativo de tiendas minoristas.

Porter, que antes de los estudios Dreamworks trabajó 25 años para la tienda de autoservicio más grande del mundo, Walt-Mart, aseguró durante su presentación que las tiendas de Microsoft tiene el potencial de crear una experiencia de compra para sus clientes.

"Hay una tremenda cantidad de oportunidades para que Microsoft desarrolle un experiencia de compra de clase mundial. Las tiendas darán la oportunidad a que los clientes adquieran sus computadoras con la mayor y mejor cantidad de información posible", explicó Porter.

Así, más que generar una línea adicional de ingresos para la compañía, las tiendas podrían ser el punto de partida para definir y controlar las especificaciones de hardware de losequipos de cómputo que tendrán instalado el nuevo sistema operativo Windows 7, comentó Degroot.

De esta forma, Microsoft se quitaría el mal sabor de boca que Windows Vista dejó en diversos usuarios durante sus primeros meses en el mercado.

Como publicara este medio en su momento, los OEM comenzaron a vender equipos de cómputo con especificaciones técnicas que resultaron insuficientes para la demanda de recursos del sistema operativo, impactando de manera negativa el desempeño y la experiencia de uso.

Con la apertura de sus tiendas, dijo el analista, Microsoft podría mantener una calidad o nivel específico de requerimientos para las computadoras que correrán Windows 7 y sus sistemas operativos futuros.

En febrero pasado, durante su conferencia global con socios, en Nueva Orleáns, Kevin Turner, presidente de operaciones de Microsoft, afirmó que su tiendas minoristas "abrirían a un costado de las de Apple". Pero en realidad, la firma de Redmond tiene un largo trayecto por andar si lo que busca es replicar dicho modelo.

En julio pasado, durante una conferencia con inversionistas, Peter Oppenheimer, presidente de finanzas de Apple, aseguró que las Apple Store facturaron 1.5 mil millones de dólares durante el segundo trimestre de 2009.

Según Oppenheimer, el promedio de ventas de cada una de sus 254 tiendas, entre abril junio de 2009, fue de 5.9 millones de dólares, con más de 36 millones de visitantes, en promedio, 22 por ciento más usuarios que los registrados en el mismo lapso de 2008.

El mismo presidente de finanzas de la firma con el logo de la manzana aseguró que las Apple Store fueron responsables de vender entre 40 y 60 por ciento de todas las computadoras Mac durante el trimestre, es decir, alrededor de 492 mil máquinas.

El éxito de las tiendas minoristas de Apple le ha permitido a la empresa dejar de participar en congresos masivos emblemáticos como el Macworld, un evento donde desarrolladores, socios de negocios, prensa y analistas conocieron de manos de Steve Jobs, fundador de la compañía, el lanzamiento de productos icónicos como el iPod y el iPhone. No por nada, en lo que queda del año, Apple planea abrir otras 25 tiendas.

Aun así, los ejecutivos de Microsoft aseguraron que entraron al negocio para quedarse durante mucho tiempo, con total transparencia y con la retroalimentación del cliente como modelo de negocio.

"Nuestro objetivo es transformar la experiencia minorista de los consumidores, al crear tiendas que sean atractivas y divertidas para ellos, y que al mismo tiempo simplifiquen la manera de comprar tecnología para las personas", mencionó el vocero de la firma de Redmond.