Claudia Olinda Morán
Para el padre Pedro Pantoja -un ex bracero como muchos que probaron suerte en los Estados Unidos-, la migración no es un asunto que divida a las familias. Mucho menos a las centroamericanas pues asegura, es la pobreza y la marginación lo que las tiene ya separadas.
Y al contrario, es ante el fenómeno migratorio, como las familias se reconstituyen a pesar de los muros, ríos y fronteras. Pues aún con un país de por medio, el fin último de los migrantes, es reunirse de nueva cuenta con los suyos.

"La migración no golpea a la familia o la desintegra. Eso es falso. Antes de ella, la injusticia, la desigualdad social, la globalización de la pobreza, el desempleo, la destroza y la atrofia, hace que la familia se hunda en vicios, violencia y la desviación de los valores".

Emigra la madre

Con 20 años de convivir con los migrantes, de ver cómo desaparecen pueblos enteros espantados por el hambre, el padre Pantoja asegura que es en este proceso social, donde se redimensiona a los integrantes de una familia, en especial, cuando la que emigra es la madre.

"Cuando la mujer, esposa y madre entra a la migración, descubre nuevos horizontes como persona, incluso cuando enfrenta viajar sola, las agresiones sexuales, la mujer nunca pierde la fidelidad y el hambre de sus hijos, asume el dolor que enfrenta porque tiene la misión de velar por su familia.

"Si la droga, el robo, la prostitución o participar en el narcotráfico, son paliativos para quien está en la miseria, tiene que hacerse responsable de asumir esos riesgos que en alguna manera le satisfacen. Quien hiere es el sistema, la migración busca soluciones".

Hombres migrantes

Y en cuanto a los hombres migrantes, que tienen la fama de que caen fácilmente en olvidar a sus familias y caer en la prostitución o constituir nuevas familias, el padre Pantoja asegura que no es del todo cierto.

"El migrante no piensa en ser infiel, eso lo hace el que es sinvergüenza, no porque sea migrante. Al contrario, la migración le exige ser mas amoroso con sus hijos, nunca se comen todo lo que les dan, guardan una parte para el hijo, es una fidelidad a su sangre".

"La familia sale fortalecida con la migración, se unen más, y si no se expresaba el amor, cuando logran avanzar con un trabajo lo primero es enviarles dinero a su familia, siempre están pensando en que no se rompa ese lazo, siempre están pensando en cómo acomodarán al resto".

-¿La migración es en familia?-

"Eso es todo un fenómeno, porque, ¿quién aguanta todo eso si no es en familia? Yo mismo me contradigo con ellos, cuando les digo por qué traes a los niños y a tu esposa, si sabes los peligros. Y me responden que porque es su familia y tengo que agachar la cabeza en algo que para mi no es estratégico pero para ellos es el objetivo".