DPA/Redacción
Para prevenir pérdidas humanas, se ha ordenado la evacuación de los habitantes en zonas de riesgo en el estado de Louisiana, así como un toque de queda a partir de las 18:00 horas para evitar saqueos.
Washington.- El presidente estadounidense, George W. Bush, fue informado hoy sobre las medidas de ayuda para posibles víctimas del huracán "Gustav", que se acerca al Golfo de México, y anunció asimismo que viajará mañana a Texas para presenciar la coordinación de esta ayuda.

Bush instó a la población de la región alrededor de Nueva Orleans, en el estado de Louisiana, a "seguir las órdenes de las autoridades locales" de abandonar la zona de peligro. Cualquier persona que haya decidido quedarse en su hogar no podrá salir a la calle a partir de las 18:00 horas debido al toque de queda con el que se espera evitar robos a comercios y casas habitación, como sucedió con Katrina.

Además, el mandatario
confirmó que no asistirá este lunes a la Convención del Partido Republicano en Minneapolis/St. Paul.

Los analistas estadounidenses estiman que la reacción de Bush ante "Gustav" es "notablemente contrastante" con la actitud que tuvo hace tres años, cuando el huracán "Katrina" azotó Nueva Orleans y dejó más de 1.800 muertos. En ese entonces se acusó a Bush y a las autoridades de haber tenido una respuesta demasiado lenta.