Si tiene que hacer un regalo para un recién nacido olvídese de patucos o sonajeros: el obsequio de moda para los bebés del siglo XXI es una cuenta de correo electrónico, un perfil en Facebook o MySpace o un dominio propio en Internet.

San Francisco, EU.- En EU, cada vez más padres abren cuentas de "e-mail" o registran los dominios de internet con el nombre de sus hijos nada más nacer, ante el temor de que las direcciones no estén disponibles en el futuro.

Es lo que le ocurrió, por ejemplo, a la cantante Britney Spears que, cuando quiso registrar una página web para su hijo de once meses, descubrió que alguien con un fino olfato para los negocios lo había hecho ya poco antes.

"Un dominio en la red es como un bien inmobiliario del siglo XXI", dijo a EFE Warren Adelman, presidente de la firma de registros en Internet GoDaddy.com, líder del sector en EU.

"Registrar el nombre de tu hijo en la web supone asegurarle un lugar en el barrio de moda...online", agregó.

Adelman dice que GoDaddy.com no lleva un recuento específico de nombres de bebés, pero afirma que han apreciado "un fuerte aumento de llamadas de padres que quieren reservar dominios para sus hijos" y añade que los modelos de páginas web con motivos infantiles disponibles en su herramienta de diseño cada vez son más populares.

Además, el número de nuevos sitios en Internet ha crecido en general y, actualmente, la compañía "registra o renueva la propiedad de un dominio cada 1,3 segundos."

Ante la creciente demanda, GoDaddy.com ha empezado a publicitar la idea como un regalo económico que dura toda la vida, "no como esos juguetes que acaban en el trastero a los seis meses".

Registrar un dominio en Internet lleva sólo unos minutos y cuesta alrededor de 9 dólares anuales.

La mayoría de los padres utilizan esas páginas para intercambiar fotos con familiares o amigos y, de paso, se aseguran de que su retoño tendrá para siempre una sitio en internet con su propio nombre y una dirección de correo personalizada (del tipo de maria@maria.perez.com.)

Ese fue el caso de Jackie, una joven madre de San Francisco que recientemente reservó un dominio de internet para su hijo Jaiden, de cinco meses.

Jackie y su marido pensaron que era una forma fácil de mostrar fotos del bebé a sus familiares en la costa este de EU, "mucho más sencilla que enviar correos con enormes archivos adjuntos".

"Cuando además vi que el nombre de mi hijo aún estaba disponible, le dije a mi marido: ¡¡corre, resérvalo!!

Warren Adelman añade que las páginas webs son un "regalo educativo" para los pequeños, pues les ayudarán a "aprender el manejo de Internet y les permitirá colgar contenidos propios en la red cuando sean mayores".

Sin embargo, muchos padres temen ver a sus hijos moviéndose por el ciberespacio a tan temprana edad y temen que la publicación de sus datos en la red les haga vulnerables a pederastas.

A fin de cuentas, el disponer de un sitio en Internet con su propio nombre permite a cualquiera que lo conozca acceder a fotos o contenidos personales.

Tanto GoDaddy.com como otras firmas del sector insisten en que hay muchas opciones para aumentar la privacidad -como, por ejemplo, proteger la página con una contraseña- pero Jackie y otras madres siguen teniendo reparos.

"Estoy preocupada por los pederastas. Cualquier persona que sepa su nombre y apellido puede entrar en la web", afirma. "Así que estamos sopesando en utilizar otro servicio que ofrezca mayor seguridad".

Jackie y su esposo están pensando en Facebook, la popular comunidad virtual que empezó aceptando sólo a estudiantes universitarios y que hoy cuenta con millones de usuarios, desde Bill Gates hasta, aparentemente, muchos lactantes.