El Universal
El crimen organizado supera en armas al gobierno que por temor reduce sus obligaciones y cede el control de territorios, considera la jerarquía católica de México
Ciudad de México.-La delincuencia organizada en el país marca su ley por encima de toda la policía, porque la supera en armamento y estrategia, o porque la amenaza y corrompe, consideró la Iglesia católica en México.

"Hemos llegado a la posibilidad de que el crimen organizado ejerza su fuerza política en las próximas elecciones estatales. no sólo imponiendo candidatos, asegurando plazas o negociando financiamientos, sino también impidiendo la realización de las mismas y el derecho de la gente a elegir el proyecto y al candidato que considere índóneo", señala.

A través del editorial del semanario Desde la fe, órgano de difusión de la Arquidiócesis Primada de México, la jerarquía católica explicó que en el país se ha llegado al colmo de que los delincuentes controlen barrios enteros de algunas ciudades y que su amenza amedrenta gobiernos, "que deciden reducir sus obligaciones por temor".

Señala que territorios completos como Nayarit, Durango, Tamaulipas, Chihuahua y Guerrero, "viven en la incertidumbre".

Además de que hay autopistas y caminos en Michoacán, Sinaloa, Nuevo León y Tamaulipas donde el crimen organizado se da el lujo de "tener sus propios retenes ante la incapacidad de los gobiernos para poner un alto".

En el editorial tiulado "¿Qué mas tiene que pasar?" el clero consideró que las armas de la delincuencia organizada parecen insuperables.

Detalló que un servicio telefónico sin control de nadie y armas de todos los calibres, aunados al dinero sucio que circula libremente "ante la coplacencia de bancos y gobiernos, son algunas de las cosas que actualmente se presentan".

Además, las empresas del crimen organizado son "invisibles a las auditorías fiscales y existen políticos que se ven involucrados en funestos arreglos.