Según fuentes de la investigación, el menor acusado, que ha sido ingresado en un hospital de Iasi para ser sometido a un análisis psiquiátrico, no había recibido malos tratos físicos ni psicológicos en el seno de su familia.
Bucarest, Rumanía.- Un menor de trece años mató a su madre de un martillazo y después llevó a su hermano de seis años a un orfanato, en la provincia rumana de Iasi (noreste), informaron hoy medio locales.

El crimen sucedió el pasado domingo cuando el menor presuntamente golpeó a su madre con un martillo por la espalda mientras ella estaba trabajando con el ordenador en su habitación.

El adolescente ha reconocido su culpabilidad, pero no dio explicaciones a la Policía de por qué atacó de manera mortal a su madre, profesora de un liceo de Iasi.

Según fuentes de la investigación, el menor acusado, que ha sido ingresado en un hospital de Iasi para ser sometido a un análisis psiquiátrico, no había recibido malos tratos físicos ni psicológicos en el seno de su familia.

Los responsables del orfanato al que el adolescente llevó a su hermano, fueron los encargados de informar a la Policía al sospechar de los dos menores.