El Universal
Cubierta de vegetación y en desuso desde los últimos 60 años, una carretera fantasma que conecta a China vía Myanmar pronto aparecerá en los mapas de la región.
Descartada por Winston Churchill por ser "una tarea laboriosa, con pocas probabilidades de ser terminada hasta que la necesidad de ésta haya pasado", la construcción de la carretera cobró las vidas de mil 100 soldados estadounidenses y de muchos trabajadores locales durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, cuando un convoy encabezado por el general estadounidense Joseph W. Stilwell concluyó la travesía de Assam hacia Kunming, capital de la provincia china de Yunnan, en febrero de 1945, ayudó a recuperar una región controlada por Japón desde hacía tres años, a desbloquear una zona de la costa de China y a apresurar el final de la guerra.

Su propósito militar funcionó, pero el camino rápidamente se deterioró, desapareciendo completamente en partes de Myanmar. Seis décadas después, el camino es de nuevo la escena de una carrera contra el tiempo.

Mientras que India y China luchan por una mayor influencia en Myanmar con el fin de impulsar su propio acuerdo bilateral, los dos gigantes económicos emergentes de Asia están restaurando la histórica autopista.

Esto ayuda a explicar por qué India y China se han mostrado reacias a condenar las medidas enérgicas de Burma contra manifestantes en pro de la democracia, mientras que la comunidad internacional está intentando castigar a la junta militar.

Aunque India criticó un episodio similar en Myanmar en 1988, a principios de 1990 comenzó a cambiar radicalmente sus políticas, juzgando que sus principios morales habían resultado contraproducentes y que estaban afectando de manera adversa a intereses de seguridad nacional al empujar a la junta hacia China.

China ya convirtió su propio estrecho de 680 kilómetros en una autopista de seis carriles y está ayudando a reconstruir gran parte de la carretera dentro de Myanmar. India va mucho más avanzada, con planes de completar la transformación de una carretera de un solo carril, llena de hoyos, en una de dos carriles para el mes de marzo.

Asimismo, se estima que Nueva Delhi, ansiosa por conectar al noroeste de India, azotado por la insurgencia, con los mercados de rápido crecimiento del sureste de China y de Asia, ayude a construir parte de la sección birmana de mil kilómetros de largo.

"Prácticamente no hay nada de tráfico en la carretera, pero eso cambiará", aseguró Ganga Sharma, un empresario dueño de dos pequeños camiones quien espera un aumento en el comercio transfronterizo a través del cercano paso de Pangsau, actualmente limitado a algunas ferias quincenales.

El proyecto Stilwell Road, valorado en 30 millones de dólares, es sólo uno de los proyectos de infraestructura que próximamente se extenderán en los mil 880 kilómetros de la frontera birmana.

El más importante es el complejo de transporte multimodal Kaladan, que permitirá el envío de bienes desde el noroeste de India, que no tiene costas, a través del río Kaladan, hacia el puerto birmano Sitwe.

BSNL y TCIL, dos compañías de telecomunicaciones controlados por el Estado, están planeando instalar conexiones avanzadas de fibra óptica entre Manipur, un estado en el noroeste de India, y Birmania, y hasta Tailandia, Malasia y Singapur.

También se está realizando una serie de esfuerzos por crear un camino ferroviario que cruce por Birmania hacia Jiribham, en Assam, y hasta Hanoi, la capital vietnamita. Asimismo, está el proyecto de una autopista "trilateral" que conecte la ciudad de Morer, en Manipur, con Mae Sot en Tailandia, de nuevo a través de Myanmar. "Al integrar gradualmente esta región con el sudeste de Asia mediante acceso al mercado transfronterizo, los estados del noroeste podrán convertirse en el puente entre la economía india y lo que sin duda es la región más dinámica y de más rápido crecimiento en el mundo", aseguró Pranab Mukherjee, ministro de Relaciones Exteriores de India, en un seminario reciente.

Los esfuerzos de India por desarrollar el noroeste han sido impulsados por el rápido crecimiento de China y por una disputa pendiente por parte de un área separada del continente indio en 1947 por partición.

Sin embargo, después de una humillante derrota ante China por conflictos fronterizos en 1962, India tardó bastante en darse cuenta de que la mejor manera de asegurar el noroeste es mediante su desarrollo.

Hay mucho que hacer. El ingreso per cápita en los estados del noroeste de India es aproximadamente 30% menor que en el resto del país y la tasa de desempleo de 12% es de casi el doble respecto de la tasa nacional.

La pobreza y el desempleo también han impulsado la propagación de grupos separatistas en el área.

Mani Shankar Aiyar, ministro indio para la región del noroeste, considera el enorme desarrollo del sureste de Beijing, alguna vez la región más pobre de China, y la historia de la carretera Stilwell como una inspiración: "¿Si los japoneses pudieran ser derrotados al conectar a Assam con el sudeste de China, podremos derrotar a Japón una vez más en la carrera económica al conectar a la región del noroeste con el sureste de China?"