El diario estadounidense sostiene que el caso de Ignacio Carlos Flores Figueroa, un mexicano indocumentado, 'es una aplicación equivocada de las leyes federales, y un ejemplo de la aplicación desigual de la justicia'
Nueva York, EU.- Un inmigrante mexicano acusado de robo de identidad no debe ser condenado porque su intención no era ésa, y el gobierno está usando esa acusación como argucia para deportarlo, sostiene el diario estadounidense The New York Times.

El caso de Ignacio Carlos Flores Figueroa, un mexicano indocumentado, "es una aplicación equivocada de las leyes federales, y un ejemplo de la aplicación desigual de la justicia", sostiene el diario en un editorial publicado el miércoles.

La Corte Suprema debate el mismo miércoles sobre el caso.

Flores Figueroa adquirió una tarjeta de seguridad social y una tarjeta de residencia falsas en Chicago para poder trabajar en una fábrica en East Moine, Illinois. La fábrica lo reportó a la Agencia de Inmigración y Aduanas, que determinó que los números de identidad pertenecían a otras personas.

Flores Figueroa se declaró culpable de ingreso ilegal a Estados Unidos y de uso ilegal de documentos, pero se declaró inocente de robo de identidad afirmando que no sabía que esos números pertenecían a otros.

Fue sentenciado a 51 meses de cárcel por los cargos que él admitió, pero también fue sentenciado a dos años de cárcel por los cargos por los cuales se declaró inocente.

El New York Times señala que la acusación de robo de identidad se diseñó para castigar a quienes "toman las identidades de otras personas a fin de causarles perjuicios, generalmente vaciarles sus cuentas bancarias. El señor Figueroa no tenía esta intención. Es culpable de fraude de identidad, un delito distinto y menor".

El diario opina que "la Corte Suprema debe revocar el fallo culpatorio e impedir que unos fiscales empleen celo excesivo para ir más allá de lo que la ley permite, y para asegurar de que el castigo se ajuste al delito cuando se trata de robo de identidad".