El Universal
Cree el arquero en el trabajo de Eriksson, aunque no lo mantiene como titular.
El portero del América y de la Selección Nacional de futbol, Francisco Guillermo Ochoa, aseguró en esta ciudad que México estará en el mundial y lo harán de buena forma.


"Creemos mucho en el proyecto -de Eriksson-, en su capacidad y el proceso que se debe de tener para que una selección llegue con buen nivel al mundial. Estamos convencidos de que vamos a conseguir el boleto y lo vamos a hacer de buena forma", aseguró Memo Ochoa.


El joven portero estuvo en esta ciudad, la tarde del lunes, invitado como padrino de la inauguración del XXVI torneo de futbol infantil Copa UAT, que congrega a cientos de niños futbolistas.


Previo al evento, Ochoa ofreció una rueda de prensa en la que estuvo acompañado del rector de la UAT, José María Leal Gutiérrez, y del presidente de la Copa UAT, Enrique de la Garza Ferrer.


Respecto a sus compañeros de Selección que han regresado de Europa, el portero señaló que son jugadores que tienen las cualidades para estar allá: "Hay que trabajar y ganarse un lugar, a unos les ha costado más que a otros, pero son excelentes jugadores, algunos han tenido más oportunidades y a otros no les dan oportunidad de mostrarse".


Pero le ve el lado positivo, "con el regreso de Omar, seguramente él lo ve de esa forma, tendrá mayor participación para ser el nueve de México", dijo.


Y en cuanto a sus propias aspiraciones de ir a un equipo europeo, Ochoa admitió que tiene la ilusión de ir algún día: "la ilusión, el sueño de algún día jugar allá, tratando de que llegue en el momento justo sin apresurarnos", expresó.

Le dan recibimiento de ídolo


Para cuando Memo Ochoa ingresó al Gimnasio Multidisciplinario de la UAT el lugar ya estaba lleno y provocó gran algarabía entre los miles de asistentes.


"¡Papito, te amo!", surgió un grito desde las gradas. Era una joven que histérica alzaba una cartulina. Decenas de cámaras y teléfonos celulares también apuntaban hacia la figura americanista. Una cartulina robaba los reflectores de las demás, era la de una señora que decía: "Aquí esta tu suegra".

Memo Ochoa respondió con una sonrisa y un saludo. Juntó los cinco dedos de su mano derecha se los llevó a su boca y después los extendió hacia una chica delgada.

El rector José María Leal Gutiérrez lo observaba, también, con una sonrisa tímida.

El arquero de las águilas y de la selección demostró ser uno de los personajes más populares del país, tan es así, que políticos locales se quisieron retratar con él, y otros, como el alcalde de Victoria, le tomaba fotos a petición de niños futbolistas.


Y no era para menos, todo el gimnasio se entregó al futbolista, desde quienes integraron el presídium, hasta los del staff; los elementos de seguridad y los pequeños. Desde el público y funcionarios menores del Ayuntamiento, Estado y Universidad, hasta muchos de los representantes de los medios de comunicación.


En ese presídium, que estaba integrado por el rector José María Leal Gutiérrez, el titular de Sedesol, Manuel Muñoz Cano, el presidente de la Copa UAT, Enrique de la Garza Ferrer y el director de deportes estatal Armando Arce, así como el alcalde, Arturo Díez Gutiérrez, no sobresalía nadie más que Guillermo Ochoa o "Paco Memo" como fue presentado ante los fanáticos victorenses.

Se pone la cuera tamaulipeca


Memo Ochoa entregó trofeos, saludó de mano a los pequeños, y puso en marcha el certamen, además de seguir con el reparto de autógrafos. y de besos, y es que algunas chicas lograron burlar la seguridad y acercarse.


Sin muchos aspavientos el futbolista aceptó, no dudó y concedió. Comenzó la desorganización que tanto trabajo les había costado mantener, llegaron los tumultos, la gente se alborotó.


También recibió un reconocimiento por su trayectoria de manos del rector José María Leal y el secretario Manuel Muñoz Cano le entregó una cuera tamaulipeca, que de inmediato se puso, ante la gritería de las mujeres.


Y con él como testigo, el rector le entregó reconocimientos a dos grandes ex jugadores de Correcaminos, a Javier "Kid" Herrera y Milo Sánchez, quienes sudaron en serio la camiseta del equipo azul naranja.


Después, muchos niños, como en otras ocasiones, volvieron a quedarse con las ganas de tomarse fotos con su ídolo. ¿La culpa?, la descoordinación del personal de seguridad y la falta de educación de muchos jóvenes y adultos.


Al final se pudo contener a la multitud y Memo Ochoa, el padrino, la estrella del día, el invitado de honor, el portero de la selección se fue, pero prometiendo volver.