Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Estaríamos peor sin López Obrador... ¡ahora resulta!

Opinión
/ 27 noviembre 2021
true

En el todavía cercano sexenio de Felipe Calderón, la coalición derrotada -el candidato derrotado- montó una campaña promocional pegajosa mediante la cual, frente a los endémicos problemas del país, convocaba a los electores al arrepentimiento: “estaríamos mejor con López Obrador”.

El slogan fue muy exitoso, al grado de remasterizarlo en 2018 aunque, debido a una prohibición del INE -porque mencionar al hoy presidente (con minúscula) implicaba actos anticipados de campaña y una ventaja indebida para el aspirante morenista- el nombre de nuestro Perseo de pantano se cambió por la frase “ya sabes quién”.

Publicidad

La fórmula discursiva era simple y efectiva: estamos mal porque no hemos elegido al presidente correcto: si tu calificación para la realidad actual es negativa, ¡pues piensa a la próxima!, porque nuestro gallo sí sabe cómo resolver tus problemas y responder a tus exigencias.

En tres días se cumplirán tres años del ascenso del Iluminado de Macuspana al poder, es decir, tres años de haber recibido la oportunidad de probar la hipótesis repetida hasta el vómito cuando estaba en la cómoda posición de francotirador, de crítico sistemático.

Mucho hubo de criticable -de condenable- en los gobiernos anteriores a este. El fracaso endémico de las políticas públicas instrumentadas por aquellos vuelve empresa imposible el calificar con notas positivas -ya no digamos sobresalientes- a los predecesores de Andrés Manuel.

Publicidad

¡Y por eso se le eligió! Porque afirmó por más de una década contar con la formula mágica para remontar la adversidad; para revertir la degradación de la vida pública del país; para adecentar la actividad política y expulsar del poder a los corruptos representantes de “la mafia del poder”.

Ha tenido tres años para probarlo. Pero no han sido tres años cualesquiera: ha sido un trienio con todas las condiciones a su favor: control del Poder Legislativo; dinero en abundancia (argumento presumido por él); popularidad por las nubes...

Pero el resultado ha sido miserable. Un desastre absoluto derivado, en primerísimo lugar, de su ineptitud personal pero también de la incapacidad rampante de quienes le acompañan en la tarea de poner en práctica ideas cuyo fracaso ha sido sobradamente demostrado por la historia.

Publicidad

Frente a tal realidad, y como AMLO y su coro de lémures siempre tienen otros datos, se ha largado en la semana la justificación perfecta para esta situación: si tú consideras un fracaso lo ocurrido hasta ahora, ¡imagínate nada más el desastre si no fuera nuestro Rey Julien del manglar quien estuviera sentado en la Silla del Águila!

“Nada más imaginen si no se hubiese dado el cambio en el 18: ya PEMEX estaría en bancarrota, la Comisión Federal lo mismo, y un caos en el país... Si no hubiese cambiado esa política de saqueo, el país estaría hundido, no hubiesen podido enfrentar la pandemia como lo hicimos, hubiese costado muchísimo más vidas, estaría el país destrozado”, dijo el sumo pontífice de la transformación de cuarta en su misa tempranera del miércoles pasado.

En otras palabras, el pejelagartismo ha pasado del “estaríamos mejor con López Obrador”, al “estaríamos peor sin López Obrador”. ¡Vaya idiotez!

Publicidad

Porque sí, las cosas están mal... ¡pero podrían estar peor! Cualquier intento de comparar esta pendejada con el mítico “¿qué hubieran hecho ustedes?” de Peña Nieto es solo ganas de joder...

Y como la realidad nada más puede ser peor sin el Mesías Tropical en el poder, pues ya de plano declarémoslo emperador eterno... porque después de él, no puede ocurrir sino el diluvio.

¡Feliz fin de semana!

Publicidad

@sibaja3

carredondo@vanguardia.com.mx

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Sugerencias del editor