Miembros de la oposición israelí exigieron hoy la dimisión inmediata del primer ministro, Ehud Olmert, por las sospechas de que recibió cientos de miles de dólares de un estadoundiense en concepto de sobornos.
Limor Livnat, diputada del partido Likud, dijo hoy a la radio israelí que Olmert está incapacitado y es "indigno" para continuar en su puesto, exigiendo nuevas elecciones ey pidiendo al Partido Laborista, el mayor socio de coalición de gobierno de Olmert, que abandone el gobierno. Sin embargo, funcionarios de alto rango de los laboristas del ministro de Defensa, Ehud Barak, dijeron que esperan permanecer en la coalición, pese a las protestas de algunos diputados del partido. Tras el levantamiento de un bloque informativo, medios israelíes informaronen la noche del jueves que Olmert es sospechoso de haber aceptado ilegalmente cientos de miles de dólares del empresario estadounidense Morris Talanski, durante su mandato como alcalde de Jerusalén (1993-2003).
En una conferencia de prensa convocada tras las acusaciones Olmert reconoció haber recibido donativos para sus campañas electorales, pero aseguró que los pagos se efectuaron en el marco de la legalidad. "Nunca acepté sobornos. Nunca me quedé ni con un penique para mí", dijo en su oficina en Jerusalén. Olmert aseguró al mismo tiempo que dimitirá si se presenta una acusación judicial contra él. "He sido elegido por ustedes, ciudadanos de Israel, para ser primer ministro, y no pienso escapar a dicha reponsabilidad. Pero al mismo tiempo, y aunque la ley no me lo exija, abandonaré mi cargo si el fiscal general decide acusarme", añadió Olmert en su comparecencia televisada.