Notimex
México.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) llamó a los narcotraficantes a que realicen un cambio total de vida en esta temporada de Cuaresma, pues recordó que su actividad representa un pecado social que lastima al país.
En conferencia de prensa, los miembros del Consejo Permanente de este organismo difundieron el mensaje de los obispos de México sobre la Cuaresma y señalaron que no tienen inconveniente en realizar acciones conjuntas con las autoridades de algunas poblaciones para enfrentar este flagelo.

"Cada quien tiene su campo y en la Iglesia también tenemos nuestro campo, de todas formas si en algún lugar concreto como en algún municipio o población pudiera verse la manera de hacer acciones conjuntas el Episcopado no tendría ningún inconveniente en que así se realizaran", indicaron.

No obstante, el tesorero de este consejo, Alonso Garza Treviño precisó que como Conferencia del Episcopado Mexicano no se ha planteado una coordinación con dependencias oficiales del gobierno para este fin.

Garza Treviño, obispo de Piedras Negras, Coahuila; el presidente del Consejo Permanente, Teodoro Enrique Pino; y el obispo de Tula, Juan Pedro Juárez, reconocieron los esfuerzos de los tres niveles de gobierno en la lucha contra el tráfico de drogas.

Pidieron al pueblo no desentenderse de esta lucha contra este flagelo "y que no se sienten a esperar la solución porque ésta depende de todos", y retomando una frase de Juan Pablo II, señalaron:

"Que nadie que se precie del nombre de cristiano preste el menor respaldo a los sembradores de violencia y de terror. Que todos repudien esa nueva forma de esclavitud, que es el narcotráfico", añadieron.

Los obispos confiaron en que los narcotraficantes respondan al llamado de conversión en esta Cuaresma y no antepongan a sus deseos de tener, poder y placer a sus actitudes "pues nosotros les hablamos a ellos como un padre habla a sus hijos.

"Los narcotraficantes son hijos también para nosotros, y al igual que un papá quiere el bien para sus hijos y que cambien de camino cuando están mal, igual nosotros lo deseamos. Hacemos este llamado con este deseo de que ellos hagan caso, que se sientan como parte de esta familia", dijeron.

Insistieron en que "ojalá en algunos de ellos exista una atención a este llamado y nos ponemos a sus órdenes en aquello en que ellos crean que podamos atenderles o ayudarles".