Notimex
Campeche.- La presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, pidió a la estructura estatal de partido estar lista para ganar la contienda electoral del 2009, al destacar que ya no hay ninguna elección fácil.
Durante una reunión con la dirigencia estatal, sectores y organizaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Campeche, Paredes Rangel les pidió no caer en la autocomplacencia ni permitir división o que prevalezcan intereses personales.

Al hacer un recuento del año pasado, Paredes Rangel mencionó que 42 por ciento de la votación total emitida en 2007 fue para el PRI, por lo que se trae buena racha.

Dijo que 'estamos viento en popa y podemos avanzar de manera pertinente, esa racha ya impactó 2008 en Quintana Roo, en donde de 15 distritos ganamos 14 y en el estado de Hidalgo de 18 ganamos 18'.

Resaltó que 'nos fuimos con carro completo en Hidalgo' y consideró que eso refleja algo muy importante, que los priístas hacen su trabajo, están poniendo todo su esfuerzo con unidad y esas tareas permiten revitalizar al partido en el ámbito municipal.

Asimismo, destacó que se incorporan a muchos jóvenes, para fortalecer a las organizaciones y los sectores'.

Paredes Rangel expuso que en Campeche 'se tiene todo para ganar, al tener un buen gobierno, un estado maravilloso que se ha transformado en el tiempo por el curso de gobiernos priístas, un priísmo leal y bien organizado y una dirigencia inteligente y con respaldo'.

Indicó que la reunión con los gobernadores priístas, en el marco de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), ratificó la unidad del partido y de la fuerza que tiene, 'con un trabajo coordinado entre sus gobernadores y legisladores federales'.

Asimismo, resaltó la estructura territorial y la representación en los Congresos de los estados y los municipios.

Agregó que para el PRI nacional es muy estimulante la simpatía y la calidad moral del gobernador de Campeche, Jorge Carlos Hurtado, porque todos lo gobernadores del partido estuvieron juntos para respaldar a un mandatario, lo que 'enorgullece a todos los priístas'.