El equipo no estuvo a la altura de la exigencia y decepcionó la expectativa de millones de hinchas. Foto: AP
El Universal
Los diarios deportivos argentinos reconocieron la superioridad de los alemanes y las falencias de la `albiceleste', sobre todo, en la zona defensiva, la cual había sido evidenciada por el Tri
Buenos Aires, Argentina.- La prensa argentina lamentó la decepción provocada por la selección de Diego Armando Maradona y reconoció la superioridad que mostró Alemania al sacar a la Albiceleste del Mundial Sudáfrica 2010 con un contundente 4-0.

"A la ilusión de todos le cortaron las piernas con una goleada", tituló el diario 'Clarín' el balance del partido de cuartos de final cuyo resultado le impidió a los argentinos avanzar a las semifinales por primera vez en 20 años.

"La Selección se fue del Mundial tras una derrota ampliamente justificada. El equipo no estuvo a la altura de la exigencia y decepcionó la expectativa de millones de hinchas", añadió.

Al equipo de Maradona, dijo, "un manotazo duro, un golpe helado, un empujón brutal lo ha derribado" y advirtió que son muchas las razones "para una humillación futbolística semejante".

La salida de la Copa del Mundo, dejó en claro, corona un camino de la selección que incluye la histórica derrota por 1-6 ante Bolivia en las eliminatorias.

"El 4-0 tiene efectos colaterales: atenúa la eliminación de Brasil y agiganta la clasificación a semifinales de Uruguay. Un lugar exacto para mirar la imagen en el espejo y preguntarse dónde vamos", señaló.

El diario 'La Nación', en tanto, advirtió que al seleccionado 'se le cayó la careta' porque "el sólido y bien ensamblado juego colectivo de Alemania le dio una lección a un equipo argentino sin orden ni partitura".

Aseguró que "si los goles de la victoria ante México habían sido considerados un maquillaje de un seleccionado que no tenía buena pinta para encarar lo que vendría, el 0-4 frente a Alemania tuvo el efecto de un sonoro cachetazo".

A cara lavada, sentenció: "sin los arreglos que hasta ahora venían de la mano de la efectividad, el equipo de Maradona fue un espanto. Caído el tinglado de los goles en el que se sostenía, el equipo se quedó inerme".

Ante Alemania, aseguró, Argentina "no tuvo otro plan ni recursos. Ni siquiera lo salvó la cuota de confianza que había acumulado con los cuatro triunfos consecutivos".

De esta manera, consideró, se confirmaron las sospechas que había sobre las fragilidades defensivas, "hasta ayer disimuladas por lo poco que se le habían animado los rivales" aunque ante México, "las alarmas habían sido más intensas".