Excélsior
Dice el doctor Rivas que "a Aguirre ya le llenaron el saco de piedritas. La tensión se nota en los músculos del rostro y no encuentra la solución en un equipo en el que existen intereses de los dueños de los equipos, que son los que mandan y deciden quién va a formar parte del Tricolor".
México, D.F..- La reacción que tuviera Javier Aguirre con el jugador panameño Phillips es una muestra de la frustración del técnico por el bajo rendimiento por el que atraviesa el Tricolor. Lo anterior lo explicó el doctor Octavio Rivas, quien fuera asesor sicológico de la Selección Mexicana en tres etapas, así como asesor de los Pumas por casi 30 años.

El reconocido analista mexicano comentó que la frustración se da por tres cosas: miedo, coraje y tristeza, cuando las cosas no salen bien. "Javier tiene mucha responsabilidad y toda la presión desgraciadamente va en contra de él, por cosas que otros hacen (léase los dueños del balón)."

Dice el doctor Rivas que "a Aguirre ya le llenaron el saco de piedritas. La tensión se nota en los músculos del rostro y no encuentra la solución en un equipo en el que existen intereses de los dueños de los equipos, que son los que mandan y deciden quién va a formar parte del Tricolor".

Octavio Rivas comentó que "la primera vez que El Vasco llegó a la Selección Mexicana fue distinta. Tenía todo que ganar y nada que perder, pues acababa de ser campeón con Pachuca y le llegaba la oportunidad de tomar al Tri tras la salida de Enrique Meza. Se le notaba en el rostro. Ahora salió no de la mejor manera del Atlético de Madrid y estoy seguro de que aceptó la Selección porque no había de otra."

Argumenta que "esta vez llegó ya con la expresión del rostro descompuesta, los músculos en tensión. Las cosas no le están funcionando y lo que pasó en el partido ante Panamá no fue otra cosa que la descarga de emociones. La frustración, cuando no estás satisfecho de lo que está pasando en tu entorno."

Sabe el entrevistado que la reacción del técnico Aguirre tendrá repercusión entre sus jugadores. "Sobre todo con aquellos que no están muy de acuerdo con su designación y buscarán cualquier pretexto para la indisciplina".

El analista señaló que existe una "perversión del futbol profesional", pues el negocio está afectando al balompié. "Antes no había dinero y con Pumas hicimos un gran equipo canterano. Era tiempo de más futbol y poco negocio. Pero muchos empresarios quisieron tener su juguetito y sólo pensaron en el negocio".

Y pone como ejemplo que los equipos que llamaron la atención en la temporada anterior fueron precisamente aquellos con carencias: Puebla, Indios y Pumas. "Los grandes, los que invirtieron mucho más dinero, ni siquiera calificaron."

Asegura que eso es lo que está pasando en la Concacaf. "Los caribeños le echan más ganas, es otra su actitud. Aquí sólo se busca el negocio y los jugadores mexicanos ya no saben ni a qué juegan."

Rivas agregó que Aguirre debe trabajar el aspecto sicológico con sus jugadores y recuperar la confianza que se ha perdido. "Lo peor que puede ocurrir es perder la confianza en uno mismo y hace rato que los seleccionados andan perdidos en la cancha. Se nota en la forma de jugar."