Notimex
Los dueños de equipos de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) votaron hoy de manera unánime por recortar dos años al actual contrato colectivo con la Asociación de Jugadores (NFLPA).
En su reunión anual celebrada en esta ciudad, los propietarios de equipos de la NFL determinaron ejercer su opción de terminar de manera anticipada con el contrato colectivo que se negoció en 1993 y cuya extensión más reciente se alcanzó en 2006.

En un comunicado en su página de Internet, el organismo explicó que uno de los mayores problemas es la dispareja división de las ganancias pues "los clubes están obligados por el contrato colectivo a gastar más de la mitad de sus ganancias -casi cuatro mil 500 millones de dólares- en costos de jugadores".

La NFL asegura que los equipos deben afrontar otros gastos, tales como costos de operación, construcción de estadios y mejoras que mantengan el interés de los aficionados y dichos gastos se han incrementado al paso de los años.

Al respecto, abunda el documento, "el actual acuerdo laboral no reconoce de manera adecuada los costos de generar ganancias, de las cuales los jugadores reciben la mayor parte".

Aunque la NFL aseguró que existen muchas otras razones de peso, destacó también que los equipos están imposibilitados para recuperar bonos de productividad pagados a jugadores que más tarde rompen sus contratos o se rehusan a jugar.

También manifestó su desacuerdo con el hecho de que, bajo el actual contrato colectivo, algunos novatos, sobre todo los reclutados en primera ronda, "pueden asegurar contratos que les pagan más que a los veteranos probados".

De esta forma, los dueños determinaron ejercer su opción de adelantar el fin del acuerdo pero "estamos resueltos a dar lo mejor de nosotros para alcanzar un acuerdo justo que permita continuar la paz laboral hasta y más allá de la temporada de 2011".

No obstante, tanto la Liga como la NFLPA aseguraron que el futbol americano profesional en Estados Unidos no corre peligro, luego que las próximas tres temporadas -2008, 2009 y 2010- se disputarán tal como está programado.

De estas, explicó la NFL, las dos primeras transcurrirán tal como hasta ahora, en el sentido laboral, en tanto la de 2010 se jugaría, si para entonces no existe un nuevo acuerdo, sin tope salarial y con un límite en el derecho de los jugadores de ejercer la agencia libre.

Por su parte, el comisionado de la NFL, Roger Goodell, aseguró en conferencia de prensa que ni los equipos ni la NFL están en peligro "nunca dijimos eso, pero el acuerdo no está trabajando y estamos buscando obtener un trato más justo y equitativo".

A su vez, el director ejecutivo de la NFLPA, Gene Upshaw, en declaraciones a medios internacionales, dijo no estar de ninguna manera sorprendido por la decisión de la Liga y señaló que con esto pusieron en marcha la cuenta regresiva para tratar de alcanzar un nuevo acuerdo antes de 2011.