Notimex
Los Angeles.- El veto del gobernador Arnold Schwarzenegger al Acta del Sueño, una iniciativa que habría brindado apoyo económico a estudiantes indocumentados, recibió hoy una condena rotunda de activistas, organizaciones y estudiantado.
Por segundo año consecutivo el gobernador vetó este fin de semana el Dream Act o Acta de los sueños, una iniciativa impulsada por el senador estatal Gil Cedillo para proporcionar ayuda económica a estudiantes indocumentados.

'Fue una irresponsabilidad política la decisión del gobernador porque no puede seguir construyendo una sociedad haciendo a un lado a los jóvenes', expresó el sacerdote Luis Angel Nieto.

Nieto, sacerdote de la iglesia de La Resurrección en Los Angeles y uno de los activistas más sólidos en la lucha de los estudiantes e inmigrantes, condenó la decisión del gobernador.

'Son unos sinverguenzas. El mensaje que nos manda es muy claro y lo único que quieren es nuestra mano de obra barata y persiste la idea de la época de la esclavitud en donde se les negaba a esclavos prepararse', apuntó.

'En aquel tiempo los dominadores les preguntaban a los esclavos para qué quieren estudiar o prepararse, ni lo necesitan, ese es el mensaje que se repite hoy en California', consideró.

'Esta acción del gobernador tiene un costo social muy duro y tendrá repercusiones muy serias para un sector de la población de jóvenes que sólo requieren de seguir estudiando y preparándose', aseveró.

Daniel, un joven indocumentado que terminó la carrera de ingeniería y que no puede ejercer su profesión por no tener papeles migratorios, lamentó que aun cuando haya concluido sus estudios de ingeniero siga como jardinero 'porque nadie me da trabajo'.

Patricia Herrera también repudió la decisión del gobernador.

'Mi hija está estudiando Ciencias Políticas y ya no podría seguir estudiando porque no tenemos recursos. Es muy inteligente, pero necesita ayuda', dijo.

Herrera añadió que su hija y sus amigos, a quienes describió como 'los más activos promotores' para la aprobación de la medida, 'no han dejado de llorar porque tenían muchas esperanzas'.

Schwarzenegger argumentó que este momento no era prudente añadir más presupuesto para respaldar a estudiantes que necesitan de ayuda económica a fin de proseguir sus estudios.

La propuesta permitía recibir becas universitarias estatales a estudiantes indocumentados graduados de escuelas secundarias.

El senador Gil Cedillo señaló que 'Es ridícula la explicación del gobernador. Seguiremos luchando por estos jóvenes, los mejores en el sistema estatal que merecen esa oportunidad de seguir en universidades por un mejor futuro para ellos y el estado'.

La propuesta contaba con el respaldo de Cámaras de Comercio locales, organizaciones proinmigrantes, comunitarias y de medios de comunicación como Los Angeles Times y La Opinión.

De haber sido aprobada la nueva línea de ayuda añadiría sólo un millón 900 mil dólares al presupuesto de 273 millones de dólares a la asistencia estudiantil comunitaria. Mas la propuesta no prosperó.

Cada año se estima que unos 25 mil estudiantes indocumentados se gradúan de la preparatoria, pero carecen de acceso a becas para continuar sus estudios en el colegio o la universidad.