Notimex
La privatización del sector energético del país no solucionará las necesidades de energía, porque México carece de una planeación estratégica de largo plazo para atender el abasto nacional, aseguró el especialista del Colegio de México (Colmex), Francisco Aguayo.
México.- Es indispensable, expuso, que el Estado deje de aplicar las políticas energéticas implantadas por gobiernos anteriores y diseñe programas para enfrentar el agotamiento de combustibles fósiles y los efectos que éstos tienen con el cambio climático.

En entrevista con Notimex, el investigador del Programa de Ciencias y Tecnología de Desarrollo destacó la necesidad de que el gobierno federal desarrolle una política energética integral que permita, además, abatir el atraso de 25 años que tiene el país en la generación de energías renovables.

Consideró que en los primeros nueve meses de gobierno, el presidente Felipe Calderón Hinojosa "sólo ha continuado proyectos de energía de sexenios anteriores, por lo que el país continúa sin tener una política energética integral que garantice el abasto de combustible a largo plazo".

La ley para fomentar la generación de energías renovables, biocombustibles o eólica son programas aislados de la base industrial, científica y tecnológica del país y "pueden tener algún beneficio, pero no representan una respuesta estratégica al desarrollo nacional a largo plazo, aseveró.

Francisco Aguayo dijo que "continuar las políticas energéticas anteriores ha provocado que el actual gobierno registre un balance negativo en materia energética, porque no existen programas para enfrentar el declinamiento de pozos petroleros".

Aseguró que privatizar este sector no solucionará el problema, porque "las inversiones particulares ya existen y en algunos casos han fracasado al igual que las públicas".

Prolongar las líneas transexenales "no nos llevará a ningún lado, porque hace falta el desarrollo estratégico del sector. Las pequeñas respuestas, energías renovables, que se han tenido apuntan hacia otro lado, no al benéfico del país", afirmó.

Actualmente, puntualizó el especialista, no existe una estrategia clara para despetrolizar la economía mexicana, por lo que el sector financiero seguirá dependiendo en gran parte de los ingresos que se tengan por la comercialización de crudo.