Nueva York, EU.- El comisionado de la NBA, David Stern, informó de que sus ejecutivos Stu Jackson y Ronnie Nunn verán disminuir su influencia dentro de la liga, y reconoció que todos los 56 árbitros han violado "de alguna manera" la política sobre apuestas de la entidad.
"Todos violaron las reglas de alguna manera, ya sea jugando póker o comprando billetes de lotería, aunque no creo que eso sea una violación de nuestras normas", dijo Stern a periodistas.

Después de una reunión con los dirigentes de la NBA, Stern afirmó que una investigación interna había encontrado que los 56 árbitros de la liga violaron la prohibición de inmiscuirse en apuestas.

Añadió que más de la mitad de ellos admitió haber apostado en casinos, pero dijo que ninguna de esas violaciones fue más grave.

Stern agregó que "nuestra prohibición sobre las apuestas es absoluta, pero impondremos nuevas reglas que tengan más sentido".

"Es muy fácil imponer normas de buena fe, que son violadas al sentarse en una mesa de póker o al comprar un billete de lotería. Incluso determiné que no es una ofensa capital entrar a un casino. Soy comisionado de la NBA y asumiré toda responsabilidad", sostuvo.

Stern también dijo que la NBA no sabe aún si el ex árbitro Tim Donaghy influyó en los partidos en lo que apostó, y que no se tendrá respuesta a esas preguntas hasta que él sea sentenciado en un tribunal federal, en enero próximo.

Pero agregó que la NBA está interesada en hablar con Donaghy en las semanas o meses siguientes.

Stern informó también de que el comité recibió un informe del abogado Lawrence Pedowitz, quien lleva una revisión de los métodos y políticas de los árbitros.

Como parte de la labor de Pedowitz, éste hizo una serie de entrevistas a cada uno de los árbitros de la NBA sobre las apuestas.

Algunos árbitros apostaron con sus colegas en el fútbol y del torneo de baloncesto universitario de la NCAA, reconoció Stern.

La situación de Jackson, vicepresidente ejecutivo de operaciones de la NBA, se resume en que perderá en los próximos meses parte del poder que actualmente tiene.

Sus funciones se dividirán en dos partes, pero retendrá el control sobre las operaciones del baloncesto, y la NBA contratará a un nuevo ejecutivo para supervisar lo relacionado con el personal.

Jackson seguirá entregando las medidas disciplinarias en campo y mantendrá la relación de la NBA con las actividades internacionales de la liga, pero dejará sus responsabilidades como árbitro.

Nunn, el director de los árbitros de la liga, deberá pasar más tiempo concentrándose en las actividades de los jóvenes profesionales, y dejará de hacer sus presentaciones en la televisión de la NBA en los aspectos del reglamento de la liga.

Stern indicó que aún no hay ninguna acción de castigo contra el entrenador Isiah Thomas ni contra el propietario de los Knicks de Nueva York, James Dolan.

Al inicio de este mes un jurado falló que ellos tuvieron una conducta inapropiada contra una ex ejecutiva del equipo que acusó a Thomas de acoso sexual.

El comisionado indicó que la NBA esperaría hasta que las apelaciones legales de Thomas y Dolan tengan una respuesta, y que después la liga tomaría una acción disciplinaria contra ellos.

Respecto de la situación que se vive en Seattle y la posibilidad de construir un nuevo campo, Stern dijo que la construcción de una nueva arena mantendría a los SuperSonics en la ciudad.

Agregó que es "optimista" en ese sentido, pero reconoció que el "optimismo no es muy fuerte" cuando se habla del futuro y la continuidad de los SuperSonics en Seattle.

Dijo que ha tomado una actitud de "ver y esperar" sobre un nuevo equipo que tendría su base en Las Vegas, y que el comité de la NBA desea conocer si los dos proyectos de construcción de campo reciben el visto bueno antes de abordar el asunto con mayor detalle.

También anunció algunos cambios respecto de los árbitros, como el hecho de que los asignados a juegos de la NBA serán dados a conocer durante la mañana del día del partido, y no 90 minutos antes.

Los árbitros deberán recibir más entrenamiento y consejos para evitar que incurran en apuestas durante la temporada regular.