Notimex
Bogotá.- Al menos tres personas murieron este domingo en la localidad colombiana de San Andrés de Sotavento, en una revuelta provocada por manifestantes que protestaban por los cortes de electricidad que afectan a la zona, informaron hoy autoridades.

El secretario de Gobierno del departamento norteño de Córdoba, Jairo López, dijo que unos dos mil manifestantes quemaron las sedes de la Alcaldía y de la empresa de energía local, en protesta por la falta del servicio.
Bogotá.- Al menos tres personas murieron este domingo en la localidad colombiana de San Andrés de Sotavento, en una revuelta provocada por manifestantes que protestaban por los cortes de electricidad que afectan a la zona, informaron hoy autoridades.

El secretario de Gobierno del departamento norteño de Córdoba, Jairo López, dijo que unos dos mil manifestantes quemaron las sedes de la Alcaldía y de la empresa de energía local, en protesta por la falta del servicio.

Además de las oficinas públicas, los enfurecidos pobladores ingresaron a la residencia del alcalde de San Andrés de Sotavento y le prendieron fuego, lo que causó la muerte por asfixia a dos personas.

`Tenemos un saldo de tres muertos por la asonada (ocurrida en la noche del domingo) y se estima que los daños son cuantiosos`, dijo López, quien no explicó sin embargo las circunstancias en que pereció la tercera persona.

El funcionario admitió a periodistas que los cortes permanentes de electricidad han causado malestar entre la población civil, que decidió en las últimas horas alzarse para exigir un mejor servicio.

López informó que la presencia del Ejército en esa localidad del departamento de Córdoba, evitó que los disturbios se extendieran y los daños en edificios públicos y viviendas, fueran mayores.

El director de Seguridad Ciudadana de la Policía, general Orlando Páez Barón, en declaraciones a radio Caracol, dijo que a la zona fue trasladado un equipo de Policía Judicial para detener a los responsables de la violenta protesta.

Agregó que las autoridades están examinando varios vídeos en los que se observa a los manifestantes, lo cuales podrían servir para su procesamiento judicial por el delito de terrorismo.