Universal
A pesar de la contundente victoria sobre Pachuca, el técnico de las Aguilas del América, Luis Fernando Tena, acepta que la presión sigue, ahora de cara al duelo contra Cruz Azul
El breve mensaje emitido a través de una cartulina -mostrada ayer por aficionados azulcremas-, transmite el sentir del americanismo luego del exitoso 1-4 en Pachuca: "Flaco, ya viste, sin miedo y echándole pa'dela, sí se puede".

Mas, Luis Fernando Tena parece destinado a vivir con la soga al cuello. El fin del ultimátum anunciado por la directiva -en voz del vicepresidente Pedro Portilla-, no permite respiro ni relax al técnico del América.

"La presión va a seguir siempre y a esa nos tenemos que acostumbrar. No podemos pensar que por un buen partido se terminó todo. Ahora viene otro juego importantísimo contra Cruz Azul y no debemos perder la tensión ni la intensidad", alerta El Flaco, convencido de que los riesgos continúan intactos.

"Sentíamos que podíamos hacer un buen partido, yo por eso me negaba a renunciar, porque sentía que las cosas podían cambiar. Pero insisto, no estamos pensando que por un solo partido ya está todo resuelto", subraya Tena, seguro de que al fin se logró la conexión futbolística, aunada a la entrega del equipo.

"Eso nos deja muy contentos y optimistas en cuanto al futuro", pregona el estratega amarillo, quien suele aderezar las ruedas de prensa con puntadas, aun en momentos de crisis.

El Flaco evita el saco de favorito de cara al juego contra Cruz Azul, rival ampliamente dominado en los últimos cuatro años.

-¿Qué te dice la paternidad de América sobre Cruz Azul?

-No, nada. Los antecedentes no cuentan y todos los partidos son distintos. Tenemos que pensar en el hoy, en el ahora, tanto de América como de Cruz Azul.

De hecho, otorga categoría de clásico al choque del domingo, don que concede, además de los celestes, a Chivas y a Pumas, considerados juegos especiales para el entrenador crema.

Ni duda cabe que sus pupilos ofrecieron, el martes, el mejor duelo posible, aun por encima del logro sobre Jaguares (6-1), Tena vislumbra mejoría en todos los aspectos: "físico, mental y futbolístico", expone.

"Tuvimos más tiempo la pelota, presionamos mejor al rival, sumamos, en consecuencia, más y mejores llegadas al arco; sobre todo pudimos quitarle la pelota de una manera rápida a Pachuca, que es un equipo que tiene como gran virtud la posesión y circulación del balón".

Hoy por hoy, "uno puede ser optimista respecto del futuro del América, porque nos vamos encontrando futbolísticamente".

Espera, asimismo, que este sea el despegue y que en adelante se juegue igual. "No quiere decir que vamos a ganar todos los partidos, pero sí que mantengamos esa línea de juego que nos permita mejorar, que era lo que nos tenía mal".

Reina la tranquilidad en el Nido. Tena respira ampliamente. Mas ese bienestar sólo está garantizado hasta el domingo.