En los últimos 15 años hubo un estancamiento en el aumento de la temperatura global y la atmósfera no se calienta tan rápido como en la década de 1990. Foto tiemposllegados.blogspot.com
En 2008, Mojib Latif advirtió sobre una posible pausa más prolongada del calentamiento de la Tierra, que podría ser causada por las corrientes oceánicas.
Berlín, Alemania.- En los últimos 15 años hubo un estancamiento en el aumento de la temperatura global y la atmósfera no se calienta tan rápido como en la década de 1990. Sin embargo, no se espera que este viernes, cuando el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) presente en Estocolmo la primera de las tres partes de su nuevo Informe de Evaluación, se anuncie un cese de la alarma.

Al contrario: desde el informe pasado de 2007 hay gran cantidad de datos que respaldan las informaciones básicas de los científicos sobre el calentamiento global de la Tierra.

Para el informe completo, 830 autores evaluaron miles de estudios, elaboraron borradores, leyeron correcciones y tuvieron en cuenta varias decenas de miles de comentarios para la versión final.

"El cambio climático no hace de ninguna manera una pausa", subrayó el profesor Guy Brasseur, uno de los autores principales del informe pasado. Según el experto, la Tierra sigue absorbiendo demasiada energía del sol debido a los gases de efecto invernadero. "Sólo que actualmente (la radiación solar) no calienta tanto las capas de aire sobre la superficie terrestre, sino los océanos", explicó el director del Climate Service Center en la ciudad alemana de Hamburgo.

El aumento de la temperatura del aire no es lineal, sino que sufre oscilaciones, como muchos otros fenómenos naturales, aclaró. Al realizar observaciones climáticas, se observan cambios a lo largo de 30 años y no fluctuaciones a corto plazo. "Creo que en el último informe no se dejaron claros esos fenómenos. Eso fue un error de la ciencia", admitió Brasseur.

También el hielo que se derrite de glaciares y en los Polos absorbe calor y el sol emite radiación en un ciclo propio. Sin embargo, ambos hechos no pueden explicar la actual aplanamiento en la curva del aumento de la temperatura del aire, indicó el experto.

En 2008, el climatólogo Mojib Latif y colegas advirtieron sobre una posible pausa más prolongada del calentamiento de la Tierra, que podría ser causada por las corrientes oceánicas, según un artículo publicado en la revista "Nature".

Según análisis recientes, que refutan el estudio anterior, el Atlántico posiblemente no tenga un papel muy importante, pero sí el Pacífico.

"Buscamos ante todo recalcar que (la temperatura) no puede ascender siempre de manera regular y constante, que alguna vez durante diez, o posiblemente 20 años, no continúa el calentamiento", explicó el profesor del Centro Geomar Helmholtz de Investigaciones Oceánicas en la ciudad alemana de Kiel.

En las décadas de 1980 y 1990, en las que se registró un fuerte incremento de las temperaturas, los océanos emitieron más calor y así aceleraron aún más el aumento de las temperaturas del aire. En este momento es al revés, dijo Latif.

"Cuándo será que los océanos vuelvan a emitir calor con más frecuencia no lo sé, pero ocurrirá seguro", añadió. Y entonces, aseguró, el calentamiento de la atmósfera volverá a acelerarse.

Pero una oscilación semejante no modifica nada en el cambio climático en general, aseguró el experto. "Hay que mirar la evolución de las temperaturas del siglo XX. Hubo oscilaciones, pero si uno observa todo el período desde 1900, entonces no se puede pasar por alto el calentamiento de la Tierra", indicó Latif.

Actualmente aún hay temas abiertos en la investigación del clima, dijo el profesor Ulrich Cubasch, uno de los principales autores de la primera parte del nuevo informe. "El gran signo de pregunta son ante todo los océanos, pero también las nubes y las partículas de polvo en la atmósfera", explicó el profesor de la Universidad Libre de Berlín.

"Donde se tienen nuevos datos es en el aumento del nivel del mar. Ahí uno tiene la impresión de que tal vez en el último reporte se subestimó el derretimiento del hielo de Groenlandia", añadió.

De cualquier manera, la dirección general del futuro calentamiento global se confirmó. Actualmente hay más conocimientos detallados, por lo que el nuevo reporte ofrece información más regional que en el pasado.

"Constantemente hacemos nuevas estimaciones y tenemos en cuenta datos nuevos, en especial los que nos proporcionan novedosas sondas de medición de los océanos y satélites", subrayó Cubasch. "Está claro que las respuestas de hoy no son las mismas que hace 20 años, si no, podríamos habernos ahorrado el trabajo", agregó.

Informe de Evaluación sobre el cambio climático, en tres partes 

Ningún otro informe científico pasa tantas evaluaciones como el Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Para elaborar la primera parte del informe, 259 científicos analizaron miles de estudios. Sólo los dos primeros borradores recibieron en conjunto unos 55.000 comentarios de expertos. Todos tuvieron que ser contestados por escrito y tomados en cuenta.

Tras varias revisiones se obtuvo un reporte de unas 2.000 páginas, que fue resumido en unas 30 páginas, para que sea leído por los políticos.

Desde el lunes hasta el jueves de esta semana, representantes gubernamentales reunidos en Estocolmo discuten los términos precisos que deben figurar en la versión reducida. Los científicos cuidan que el contenido no sea cambiado, antes de publicar el viernes los datos.

Estos son las tres partes del Informe de Evaluación:

La parte 1 examina las bases científicas del cambio climático, entre ellas modificaciones pasadas y futuras de la temperatura, los océanos y glaciares, pero también la influencia del hombre. Fecha de presentación: 27 de septiembre de 2013 en Estocolmo.

La parte 2 muestra los efectos del cambio climático sobre el hombre y la naturaleza, así como las posibilidades de adaptación. Fecha de presentación: marzo de 2014 en Yokohama, Japón.

La parte 3 explica qué puede hacer el hombre para reducir el cambio climático. Fecha de presentación: abril de 2014 en Berlín.

Un informe de síntesis será publicado en octubre de 2014 en Copenhague.

Los gases de efecto invernadero 

Existe un efecto invernadero natural, causado ante todo por la presencia de vapor de agua y dióxido de carbono en la atmósfera, que posibilita la vida sobre la Tierra, manteniendo el planeta a una temperatura promedio de 15 grados.

Los gases y partículas presentes en la atmósfera actúan como los cristales de un invernadero. Las radiaciones solares llegan hasta la superficie terrestre y pueden ser absorbidas o reflejadas. Una parte de los rayos reflejados son reabsorbidos por los gases de efecto invernadero.

Si no existiera este fenómeno natural, el planeta tendría una temperatura media de 18 grados bajo cero.

Sin embargo, a partir de la era industrial, el hombre produce más dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero que los que la naturaleza puede absorber.

Características y producción algunos de los gases de efecto invernadero:

DIOXIDO DE CARBONO (CO2): Componente natural del aire, vital para la existencia de las plantas verdes, que, junto con el agua y la luz del sol, lo utilizan para la fabricación de glucosa, en el proceso llamado fotosíntesis. Contribuye, en concentraciones adecuadas, al mantenimiento del efecto invernadero que posibilita la vida sobre el planeta. Sin embargo, la quema de combustibles fósiles como el carbón, el gas natural y el petróleo, es responsable de alrededor del 57 por ciento del efecto invernadero causado por el hombre, según el último informe del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC). El dióxido de carbono producido por la quema de bosques y pastizales, así como otro tipo de destrucción de la naturaleza, representa otro 17 por ciento. La proporción de este gas en la atmósfera aumentó desde el inicio de la industrialización hasta 2013 en más del 40 por ciento.

METANO (CH4): Este gas es producido por bacterias que descomponen la materia orgánica en ambientes pobres en oxígeno, como los suelos inundados, los arrozales y los pantanos. Otras fuentes de metano son pozos sépticos, la combustión de bosques y praderas, el tracto digestivo de miles de millones de cabezas de ganado, y, entre otros, las entrañas de las termitas, cuyas poblaciones se multiplican para digerir las materiales de madera muerta después de la deforestacion. La proporción de metano en la atmósfera es actualmente más de 2,5 veces la de 1750. Es responsable de cerca del 14 por ciento del efecto invernadero causado por la actividad humana. El metano permanece en la atmósfera durante siete a diez años y cada molécula es unas 25 veces más efectiva en el calentamiento de la tropósfera que una molécula de CO2.

OXIDO NITROSO (N2O): Es liberado durante la degradación de los fertilizantes de nitrógeno en el suelo, desechos de ganado, agua subterránea contaminada con nitratosy la combustión de materias primas fósiles. Desde el inicio de la industrialización la concentración de este gas subió alrededor de un 20 por ciento. Este gas es responsable del ocho por ciento del calentamiento global causado por el hombre. Su tiempo de permanencia media en la tropósfera es de 150 años. El calentamiento global de cada molécula de este gas es unas 230 veces el de la molécula de CO2.

OTROS GASES DE EFECTO INVERNADERO: Se trata de los gases fluorados como los hidrofluorocarbonos (HFC), los perflourocarbonos (PFC), el hexafloururo de azufre (SF6) y el trifuoruro de nitrógeno (NF3), que reemplazaron a los cloroflourocarbonos que durante mucho tiempo fueron usados en la industria, principalmente como refrigerantes. Se utilizan en la fabricación de material aislante y ventanas de aislamiento acústico entre otros. El NF3 es 17.200 veces más dañino que el CO2 y permanece en la atmósfera hasta 740 años.

También el vapor de agua, el ozono troposférico y el hollín causan el calentamiento de la atmósfera y contribuyen a aumentar el efecto invernadero.

El Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) 

Ante la evidencia del cambio climático, hace 25 años fue creado el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que entretanto tiene 195 países miembro.

El objetivo del organismo es mostrar cuáles son los efectos del cambio climático sobre la naturaleza y el hombre, qué medidas se pueden tomar para frenarlo y qué estrategias de adaptación se pueden implementar.

El grupo, que tiene su sede en Ginebra, no realiza investigaciones, sino que reúne y evalúa estudios científicos serios sobre el cambio climático.

Hasta ahora, el IPCC ha publicado cuatro informes sobre el cambio climático en 1990, 1995, 2001 y 2007. En la elaboración del quinto reporte (2013/2014) participaron más de 830 científicos de renombre.

Por su lucha contra el cambio climático, el IPCC recibió en 2007 el Premio Nobel de la Paz.

El organismo fue fundado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El IPCC es tan exitoso, que según su modelo fue creada en 2012 la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Por Simone Humml/DPA