Juvenal Acosta apuesta por hacer reflexionar a la sociedad sobre nuestro futuro

Artes
/ 18 julio 2021

¿Y si lo que estabas buscando se encuentra en el rincón más frío y alejado del mundo? La nueva novela de Juvenal Acosta “La Puerta del Círculo Polar Ártico”, plantea esta pregunta en manera de reflexión en busca de un sentido de pertenencia, donde la violencia normalizada de un país llega a tu vida para cambiarlo todo, creando una meditación sobre lo que siempre has querido, ¿realmente perteneces al lugar en que estas? ¿Encajas con las personas a tu alrededor?

El escritor mexicano Juvenal Acosta, con más de 5 importantes obras publicadas detalla en su último libro “La Puerta del Círculo Polar Ártico” (Planeta 2021), una mirada de reflexión de como una infancia sumergida en los descubrimientos puede llevar a alguien a buscar su destino lejos de todo lo que conoce y le rodea para encontrarse consigo mismo, lejos de su origen. En esta novela, Acosta, retrata la vida e historia de Violeta, una joven mexicana amante de la literatura, a la que diferentes acontecimientos violentos le hacen perder la esperanza, querer alejarse de todo lo que conoce y no regresar jamás, por otro lado, Anders un joven sueco que inconforme con su vida, busca en una lista de lugares donde podría encajar para sentirse realizado, así los dos personajes que vienen de entornos diferentes pero guiados por la misma necesidad de reconocerse a sí mismos, se ven envueltos por el mismo sentimiento de dejar su lugar de origen y crear un nuevo camino.

Los inicios de una vida dedicada a la literatura

En entrevista con VANGUARDIA el también poeta y narrador, Juvenal Acosta expresó cómo fue que comenzó su pasión por los libros desde muy pequeño, donde la literatura sirvió como un “escape” y un “alivio” que daba respuesta a todas las incertidumbres de ser un infante y esto, con el paso de los años, lo llevaría emigrar hacia los Estados Unidos para buscar su destino entorno al amor por la literatura y al éxito que tiene hasta el día de hoy a casi 25 años de su primera novela ‘El Cazador de Tatuajes’.

“Mi amor por las letras comenzó como empezó Violeta, tuve la oportunidad de tener acceso a libros desde muy chico e hice de la lectura el refugio de mis años de infancia […] leí mucho de chico y en algún momento ya cuando tenía 12 o 13 años pensé que quería ser poeta y escribí poesía […] Como violeta me vine a Estados Unidos a los 24 años para ser poeta, para vivir una vida de poeta de bohemio en San Francisco, aprender otro idioma y me fue muy bien, conocí un montón de poetas y pude conectar con algunas de las figuras de la literatura de San Francisco más importantes y publique algunas cosas con la famosa editorial City Lights de San Francisco […] pero no fue hasta más tarde cuando era un tipo de 35 años, que un día me senté a escribir algo que me quemaba, que tenía que soltar y ahí de un tirón en un mes escribí mi primera novela El Cazador de Tatuajes […] eso cambió todo una vez que descubrí la novela, que descubrí la narrativa como una manera de decir, de contar una historia que puede incluir la poesía, que puede incluir el ensayo, el periodismo, la investigación”. Así recuerda Juvenal con mucho orgullo su comienzo por la escritura que durante muchos años trabajo en perfeccionarlo al máximo para que todos disfrutemos de sus obras.

Aunque el escritor se planteó y concluyó muchos proyectos y obras que tenía planeado hacer, desde que publicó su primera novela se propuso hacer una trilogía, que hoy conocemos como “La Trilogía Negra” que está compuesta por las obras: “El cazador de tatuajes”, “Terciopelo violento” y “La hora ciega”, una serie que el mismo autor describe como “una trilogía de novela de ideas, novelas filosóficas que exploran el lado oscuro de la sensualidad y la violencia y el sexo”  que fueron publicadas por Tusquets Editores, gracias a los sentimientos que el autor vivía en la década de los años 80 y 90. Juvenal, también conversó con nostalgia sobre su penúltima novela ‘Tenebroso: el último inmortal’, una narración satírica sobre un vampiro del siglo XIX que se aventura en México en pleno siglo XXI. “Es una historia muy sabrosa, muy chilanga, del ultimo vampiro mexicano, es cómica […] tiene unos encuentros muy chistosos con la gente de la ciudad, un taxi lo asalta, que sé yo, le pasan cosas muy raras” expresó el también profesor de literatura, recordando que esta novela también fue un proceso de dejar de lado de todo lo que había escrito antes”.

La perspectiva detrás de La Puerta del Círculo Polar Ártico

Juvenal, recordó a sus estudiantes de Universidad, los chicos de la generación “Z” que le han dado las herramientas para entender a los jóvenes, sus miedos y su coraje frente al mundo que los de generaciones pasadas les han heredado. “Violeta está convencida de que los humanos somos una plaga, está convencida de que ya no hay que tener más hijos, tiene una visión por una parte pesimista, por otra parte cínica, pero lo afronta todo también con frescura, el hecho de que quiera ser también escritora revela también cierto optimismo y cierta esperanza que en el acto de contar historias hay algo importante, contar historias y escribir es compartir con la humanidad entonces no todo está perdido, mientras haya comunicación no todo está perdido”, enunció el escritor quien comparó el modo de ser de las nuevas y más jóvenes generaciones y como los adultos las ven al expresarse y comunicarse con las generaciones pasadas y la critica que se les hacía por el uso de las nuevas tecnologías.

$!Juvenal Acosta apuesta por hacer reflexionar a la sociedad sobre nuestro futuro

Más que una novela, una reflexión para un futuro que podemos cambiar,

Para el maestro, esta novela significa “la oportunidad de contar una historia” a la que él considera “muy pertinente” debido a nuestra actualidad y los acontecimientos que impactan al mundo en que vivimos. Juvenal, habló sobre los humanos como seres que poseen un gran poder y que necesitan reflexionar sobre ello: “toda la gente tiene que hacerse esas preguntas sobre nuestro papel en el mundo, nuestra relación con el planeta, su relación con la geografía, con las distancias, ahora cuando yo lo escribí (el libro) en el 2018 estábamos en medio de lo peor de Trump, y había un gran pesimismo y una gran angustia que estábamos viviendo aquí dentro de Estados Unidos, a Trump lo vivimos diferente adentro de Estados Unidos que afuera desde afuera era como un chiste, un mal chiste”, comentó Juvenal recordando la intranquilidad que en ese momento le robaba el sueño, por ello creó esta novela que a sus palabras “responde a ese sentimiento de preocupación y de angustia que es algo que también tiene que servir cómo una lección”.

Acosta, señaló que la autoridad que alguna persona llega a ejercer puede representar un poder que ayuda o daña a los demás y esto se debe manejar con extrema precaución para no perjudicar otras vidas ni a nuestro planeta, ya que somos los únicos seres con la capacidad de poder cambiar nuestro destino con base en nuestras decisiones. “Yo creo que muy oscuro que parezca el momento presente que alcancemos de dislumbrar del futuro yo siento que nuestro instinto de supervivencia es muy poderoso […] los humanos somos la única especie que se da el tropezón, se cae, se rompe la cabeza, y se levanta y sigue adelante y es un instinto de supervivencia muy fuerte, también tenemos un instinto de autodestrucción poderosísimo porque hemos hecho durante siglos lo posible para destruirnos los unos a los otros y a nosotros mismos inventamos armas, inventamos maquinas, hemos contaminado, estamos aniquilando el planeta. La solución no está en el espacio […] el futuro esta acá, la cuestión es que nosotros decidamos como queremos vivirlo y que podemos hacer nosotros para preservar ese futuro, dos cosas: La primera, yo creo que un buen consejo es considerar los libros como una fuente de experiencias, no de sabiduría sino de experiencias, como una manera de aproximarnos a la esencia del otro […] Y la otra, es hacer nuestra parte pequeña para proteger nuestro entorno, no contaminar, no dañar, cuidar lo que tenemos, cuidar los recursos que tenemos para que como Violeta no lleguemos a un punto en que digamos “ya no hay lugar para más humanos en el planeta” y decir bueno, hay lugar todavía pero que tenemos que ofrecerles a esos que vienen más adelante” formuló el novelista.

Juvenal Acosta quien actualmente se desempeña como Maestro de Literatura en el California College of the Arts en Oakland, confesó que tiene muchas novelas y proyectos en los que sigue trabajando y otros que ya finalizó, además espera presentar a la editorial su siguiente obra en la que se encuentra trabajando arduamente para que sus lectores sigan disfrutando de sus obras, así Juvenal finalizó la entrevista, recordando con mucho cariño a su mejor amigo que es originario de Coahuila y desea venir próximamente a “la Tierra de los Dinosaurios”.