Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Pelé La leyenda

Show
/ 28 agosto 2016

Su historia ha inspirado una película que cuenta su vida

Me acuerdo cuando terminó la Copa del Mundo del ´50 en Brasil. Yo tenía 9 o 10 años. Ni siquiera teníamos televisión en aquel entonces, solo radio. Y cuando yo llegué a casa, estaban todos en silencio cuando mi padre dijo que Brasil había perdido la Copa Mundial frente a Uruguay. Yo no sabía qué hacer y le dije "No te preocupes, yo voy a ganar una Copa Mundial, para ti". Te lo juro. Y Dios fue bueno conmigo, me dio tres Copas del Mundo."

 

Mucho antes de Messi, Ronaldo o incluso Maradona, el fútbol internacional tenía solamente un rey: Pelé. Y para un jugador de película, no podía faltar una verdadera película de Hollywood, para mostrar su vida. Y con el título 'Pele: El Nacimiento de una Leyenda', lo muestra desde aquellos primeros pasos con la pelota, en la más pobre crianza hasta la leyenda de haberle dado la primera victoria mundial a Brasil. Por supuesto, en otro momento hubiéramos entrevistado al protagonista. Pero esta vez, viajamos especialmente hasta Nueva York, para hablar con el verdadero protagonista, Pelé, en persona.

 

 ¿Teniendo en cuenta que solo se conoce  su vida por el fútbol, como recibió la noticia cuando le plantearon la idea de filmar  en Hollywood una película... sobre su vida?

 Cuando hablaron de la posibilidad, me pareció un regalo de Dios, porque las últimas tres o cuatro generaciones no saben nada de mi vida. Y ahora los jóvenes van a conocer mi vida, desde el principio. A veces los goles no son tan importantes. Lo importante es que sepan mi vida y esta película lo va a mostrar. Eso es lo fantástico para mí y lo agradezco muchísimo.

 ¿Podemos conocer la historia de sus comienzos con sus propias palabras? ¿Cuál diría que fue el momento más emocionante de su vida?

 Mi padre también jugaba al fútbol aunque él nunca jugó en la selección, pero era muy bueno en su equipo de Sao Pablo. Y en 1950, pasó algo que me emociona mucho. Me acuerdo cuando terminó la Copa del Mundo del ´50 en Brasil. Yo tenía 9 o 10 años. Ni siquiera teníamos televisión en aquel entonces, solo radio. Y cuando yo llegué a casa, estaban todos en silencio cuando mi padre dijo que Brasil había perdido la Copa Mundial frente a Uruguay. Yo no sabía qué hacer y le dije "No te preocupes, yo voy a ganar una Copa Mundial, para ti". Te lo juro. Y Dios fue bueno conmigo, me dio tres Copas del Mundo. 

Cuando salimos de Sao Pablo a Suecia, para jugar la Copa Mundial, todos decían que Brasil no tenía ninguna posibilidad. Ni siquiera sabían dónde quedaba Brasil. Un periodista incluso me preguntó cómo estaba Argentina. Nadie conocía Brasil, lo mezclaban con Uruguay, Argentina, Buenos Aires. Para nosotros era una sorpresa. Era la primera vez que habíamos salido de nuestro país, teníamos entre 17 y 19 años. Y cuando ganamos la Copa Mundial, todos conocieron a Brasil. Esa fue la colaboración más importante que le di a mi país, porque nos empezaron a conocer bien, en todo el mundo, por la Copa."

¿Y cuándo Brasil perdió la última Copa del Mundo, también en Brasil... cómo la vivió?

 Tuvimos otros años donde Brasil perdió cinco campeonatos y cuando perdimos la Copa Mundial en Brasil... mi hijo se acercó para preguntarme "¿Qué pasó?" Él tiene doce años y empezó a llorar. Y casi me hace llorar a mí, así que le dije "Creo que tú podrías dárselo a la nueva generación. Ya conoces mi historia. Eso, es sagrado".

 ¿Qué impacto realmente tuvo en su vida el momento en que cumplió aquel sueño de ganar con Brasil la famosa Copa Del Mundo?

En los años 50, Brasil era terrible en el fútbol, pero yo también era demasiado jovencito. No era muy responsable. Y en 1958 ya era mucho más responsable, porque estaba jugando para el Santos y era uno de los mejores goleadores de la liga en Sao Pablo. Y cuando salimos de Sao Pablo a Suecia, para jugar la Copa Mundial, todos decían que Brasil no tenía ninguna posibilidad. Ni siquiera sabían dónde quedaba Brasil. Un periodista incluso me preguntó cómo estaba Argentina. Nadie conocía Brasil, lo mezclaban con Uruguay, Argentina, Buenos Aires. Para nosotros era una sorpresa. Era la primera vez que habíamos salido de nuestro país, teníamos entre 17 y 19 años. Y cuando ganamos la Copa Mundial, todos conocieron a Brasil. Esa fue la colaboración más importante que le di a mi país, porque nos empezaron a conocer bien, en todo el mundo, por la Copa.

En la brasileña ciudad de Mina Gerais, Pele nació el 23 de Octubre de 1940, con el verdadero nombre de Edson Arantes do Nascimento, cuando los padres soñaban con tener como hijo a un genio como Thomas Edison. Ellos le quitaron la letra i al nombre, para llamarlo Edson, pero por un error en los documentos lo registraron siempre como Edison... aunque nunca lo llamaron así. En un principio lo habían apodado Dico y recién lo empezaron a llamar Pelé, en la escuela, solo como una burla por la forma en que él llamaba a su jugador favorito Bilé, del equipo local de Vasco da Gama. Criado entre la pobreza del estado de Sao Paulo, la familia ni siquiera ganaba lo suficiente como para comprarle una pelota de fútbol y con el padre solían jugar con una pelota que ellos mismos habían fabricado envolviendo papel de diario con una media atada con hilos. El resto, forma parte de la leyenda, del mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. A los 15 años empezó a jugar profesionalmente para el equipo de Santos y a los 16 ya formaba parte de la misma Selección Nacional, con la que ganó  tres Copas del Mundo en 1958, 1962 y 1970. Ningún otro jugador logró algo parecido.

 En 1999, hasta los ganadores del Balón de Oro (el Oscar del Fútbol) lo eligieron como El Mejor Jugador Mundial del Siglo y en el 2013 la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) le entregó un Balón de Oro de Honor, en reconocimiento por su carrera.

 En total, Pelé llegó a marcar nada menos que 1.281 goles en 1.363 partidos (incluyendo los partidos amistosos). En su época también se había convertido en el atleta mejor pagado del mundo entero y en Brasil lo consideran un héroe nacional por haber tratado siempre de mejorar las condiciones sociales de los más pobres. En su país ya ni siquiera lo llaman Pelé, solo 'O Rei' (El Rey). Y Hollywood ahora lo convirtió en Leyenda.

 La película se llama 'Pele: El Nacimiento de una Leyenda' ¿Siente cierta presión semejante título?

 Es realmente una gran responsabilidad para mí. Mira, yo soy un ser humano. Tengo defectos, pero que me llamen 'Leyenda', significa que tengo que ser un ejemplo para la gente y no puedo dejar de dar un buen ejemplo.

¿Y cuándo lo comparan con Dios?

 Es una responsabilidad muy grande. Rey, Dios, es algo que yo respeto. Yo solo lo agradezco pero no puedo hacer nada al respecto. Lo entiendo porque dentro de todo es algo muy afectivo. Pero de la misma forma que me llaman Dios, si no hago las cosas bien te aseguro que también pueden llegar a llamarme un ladrón o todo lo contrario. 

$!Pelé La leyenda
No me arrepiento de no haber jugado en las Olimpiadas. Simplemente es un título que Brasil no ganó y hubiera sido lindo jugarlo con la bandera de Brasil. Tampoco me arrepiento de no haber jugado en Europa porque también fue una decisión mía. Yo estuve a punto de firmar con el Real Madrid y también Nápoles, pero en aquel entonces el equipo de Santos también era muy poderoso y yo estaba feliz así."

Como si participara también en otra Copa del Mundo, la película de Pele se estrenó en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Tribeca, en Nueva York. Y sin una pelota en la mano, con un bastón como ayuda, con sus 75 años (cumple 76 en Octubre), Pele en persona también estuvo en el estreno, disfrutando cada momento, como si volviera a vivir una vez más los momentos más gloriosos de su vida.

 ¿Ver pasar su vida por una una pantalla de cine le trae buenos recuerdos o lo ve todo, como si fuera otra persona?

 Yo soy una persona muy débil. Hay partes de la película que me hacen llorar. Pero es bueno llorar de felicidad. Es importante. Me siento muy bien porque también va a mostrar un buen ejemplo para las nuevas generaciones. Me emociono mucho cuando veo la película. En ese sentido tengo que agradecerle al director por darme semejante oportunidad, a la gente que trabajó conmigo y a los jovencitos que se convirtieron en Pele, en el cine, agradezco todas esas interpretaciones que le dan vida a mi vida, en el cine.

 ¿Es verdad que en un momento apareció en medio del rodaje de la película y los jugadores profesionales que habían contratado no podían jugar para nada bien, por lo nervioso que se pusieron al verlo?

 El problema es que todo es mucho más fácil cuando no hay tanta presión. Cuando estás libre, en casa, siempre vas a jugar bien. A mí me pasó lo mismo. A veces cuando haces algo y la gente te empieza a mirar, la emoción es totalmente diferente. Y cuando fui al rodaje se los enseñé a los jugadores, porque cuando los profesionales cometemos algún error en un juego, todos abuchean y hay que aprender a enfrentar las grandes responsabilidades.

 ¿Qué expectativas tiene a nivel personal, con el estreno de esta película?

 La película cuenta sobre mi carrera, sobre mi vida, pero la oportunidad más hermosa no es mostrar que Pelé fue Campeón del Mundo tres veces. Pelé metió más de 1.000 goles. La gente lo sabe. Pero lo que podemos pasar a la generación más joven es como debemos comportarnos. Eso es lo más importante. Le agradezco a Dios esta oportunidad. Hay un momento donde hablamos sobre la salud de los jovencitos, como tienen que comer y como tienen que mantenerse alejados de las drogas, para ser un buen hombre. Eso, para mí, es mucho más importante.

 Escuchamos tantas veces hablar de la rivalidad entre Pele y Maradona, pero nunca se hablar de Messi ¿Cómo hubiese sido Pele y Messi jugando en su época?

 Es una buena pregunta porque Messi es un bebé. Por eso no se habla mucho de la comparación con Maradona, Pele y Messi. Yo siempre dije que Maradona fue, para mí, el mismo nivel que Messi. Pero hacer una comparación, no es muy justo porque la gente olvidó también a Maradona. Es algo muy pero muy importante explicarle a la gente que cuando Maradona estaba en su mejor momento y competía con Pelé, él no competía solo conmigo. Estaba Beckenbauer, George Best, Cruyff, Zico. Puedo darte miles de nombres. Y ahora, con Messi nadie puede nombrar más de cuatro nombres que sean mejor que él. Ahí está la diferencia. Desafortunadamente, ahora solo tenemos a Messi en lo más alto, y Cristiano Rolando, pero hay que pensar demasiado para encontrar otro nombre. Neymar hace apenas dos años que está entre los mejores, él debería ser el segundo. Pero no hay dudas que Messi y Cristiano Rolando hoy son los mejores.

 ¿Se arrepiente de no haber jugado en las Olimpiadas o en un equipo europeo como lo hicieron Maradona y Messi?

 No me arrepiento de no haber jugado en las Olimpiadas. Simplemente es un título que Brasil no ganó y hubiera sido lindo jugarlo con la bandera de Brasil. Tampoco me arrepiento de no haber jugado en Europa porque también fue una decisión mía. Yo estuve a punto de firmar con el Real Madrid y también Nápoles, pero en aquel entonces el equipo de Santos también era muy poderoso y yo estaba feliz así.

¿Algún consejo para la nueva generación que lo admira?

 Yo siempre busco de aconsejar a los niños igual que les aconsejo a mis hijos, porque muchas veces los más jóvenes se pierden entre mucha fama y mucho dinero. Lo más importante de la vida es estar bien con uno mismo. Eso es lo que siempre hago porque el don de jugar, el don de ser un doctor, un dentista, todas las profesiones tienen buenas y malas. Lo más importante, sea la profesión que sea. Hay que ser honesto en todo lo que uno quiera ser.

$!Pelé La leyenda
COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie