Río de Janeiro.- Una serie casi simultánea de tres cortocircuitos es la más probable causa del "superapagón" que dejó a oscuras a 60 millones de personas en 18 estados brasileños en la noche del 10 de noviembre pasado, según la más reciente versión oficial.
Río de Janeiro.- Una serie casi simultánea de tres cortocircuitos es la más probable causa del "superapagón" que dejó a oscuras a 60 millones de personas en 18 estados brasileños en la noche del 10 de noviembre pasado, según la más reciente versión oficial.

Según un informe del Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) y divulgado públicamente hoy por la prensa, el análisis de las "cajas negras" reveló que los tres cortocircuitos ocurrieron a intervalos de 13,5 milésimos de segundo entre las estaciones distribuidoras de Ivaipora, en el estado de Pará, e Itaberá, en Sao Paulo.

"Nunca hubo tres cortocircuitos virtualmente simultáneos en el sistema. Entre 2000 y 2009, hubo nueve eventos de cortocircuitos triples, pero a intervalos de entre tres y cinco segundos. Esta vez, ocurrieron a intervalos muy pequeños", afirmó el director general de la ONS, Hermes Chipp.

El ejecutivo aseguró que ningún país del planeta está preparado para enfrentar una serie de cortocircuitos como esa: "Un evento como ese tiene bajísima probabilidad. Nadie planea el sistema para enfrentar ese evento, en ningún país del mundo".

La ONS todavía ignora la causa de los cortocircuitos en serie. El organismo afirma que el problema pudo haber sido causado por descargas eléctricas (rayos) o por una lluvia fuerte, que disminuyó la capacidad de aislamiento de las líneas de transmisión de electricidad.

El "superapagón", que paralizó la generación de energía de la central hidroeléctrica binacional de Itaipú, afectó gravemente a las dos mayores metrópolis brasileñas, Sao Paulo y Río de Janeiro, que permanecieron a oscuras por alrededor de cuatro horas, y también dejó sin electricidad por un breve período a ciudades de Paraguay.

Los partidos de oposición lograron aprobar anoche una invitación para que los ministros de Minas y Energía, Edison Lobao, y del Gabinete Civil, Dilma Rousseff, comparezcan ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado para explicar las causas del problema y las medidas que serán adoptadas para evitar que se repita.