Bruselas, Bélgica.- La Unión Europea confirmó el miércoles la postergación de la firma de un acuerdo político con Serbia prevista para el jueves y deploró la "obstrucción" efectuada por el primer ministro serbio Vojislav Kostunica.
"Comprendemos, sobre la base de los recientes contactos, que obstáculos políticos y de procedimiento impidieron una decisión que autoriza al gobierno (serbio) a firmar este acuerdo", declaró en Bruselas el comisario europeo de Ampliación, Olli Rehn.

"Lamento profundamente la obstrucción de ciertos políticos en Belgrado, que no han oído la voz del pueblo serbio que se pronunció a favor de un futuro europeo", agregó Rehn.

La UE había ofrecido firmar este acuerdo a Serbia, antes de la segunda vuelta de las presidenciales del pasado domingo, con el objetivo de reafirmar la vocación europea de Belgrado de sumarse al bloque.

Pero tras la reelección del presidente proeuropeo Boris Tadic y la luz verde de la UE el lunes a una misión europea encargada de controlar la independencia de Kosovo, el primer ministro Kostunica dijo que ese acuerdo buscaba que Belgrado consintiese la pérdida de su provincia separatista.

Según diplomáticos europeos, la firma del acuerdo quedaría descartada por el momento, ya que la posición de Kostunica responde a la proclamación de la independencia de Kosovo, esperada para los próximos días.

Los dirigentes kosovares tienen previsto declarar la independencia en febrero, quizás a mediados de mes, y cuentan para ello con el apoyo de Estados Unidos y la mayoría de los países europeos.

Los diplomáticos europeos admitieron de todos modos que el pacto político propuesto a Serbia era una oferta de compromiso ante la falta de consenso entre los 27 miembros de la UE para firmar con Belgrado un Acuerdo de Estabilización y Asociación, primer paso hacia la entrada en el bloque.

La firma de este acuerdo, impulsada por la mayoría de los países europeos, chocó con la oposición de Holanda, que critica la falta de cooperación de las autoridades serbias para capturar a los criminales de guerra buscados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) para la ex Yugoslavia.