Bernd Schuster no ocultó su satisfacción por estrenarse en Liga de Campeones con el Real Madrid, y reconoció que tras no conseguir el título como jugador espera lograrlo como técnico, reconociendo que cada año pensó: "un día tengo que estar en una final".
Madrid, España.- Schuster está viviendo de una forma especial las horas previas al debut europeo del Real Madrid en Liga de Campeones ante el Werder Bremen. Para el comienzo, un equipo al que conoce bien de la tierra en la que nació, Alemania.

"Todos los años desde que soy entrenador he disfrutado mucho cada final de la Champions y siempre llegaba a la conclusión de que un día tengo que estar ahí. En eso trabajo ahora con el Real Madrid. Estoy mas cerca del sueño de ganar una Liga de Campeones", dijo.

"Como jugador estuve cerca y no lo conseguí, ahora me toca como entrenador. Estoy en la línea de acercarme más y a ver si al final lo logro. Debe de ser precioso, estos momentos son más importantes que cualquier dinero del mundo. Hay que esforzarse al máximo", agregó.

Para Schuster es clave repetir la efectividad del inicio liguero, en el que el Real Madrid ha sellado tres triunfos en sus tres partidos disputados. "Por ser mañana el primer partido, viendo el calendario de este año, pensamos parecido a la Liga. Hay que empezar muy fuerte y ganar el estreno en casa".

Y analizó a su rival, el Werder Bremen, admitiendo que llega con bajas. "La responsabilidad la tenemos nosotros. Nuestro rival no ha empezado fuerte pero es un equipo que lleva años con un entrenador y un sistema fijo".

"Ha perdido a un goleador tan importante como Klose y tiene la baja importante de Frings, que está lesionado y es quien lleva el peso del juego. Está notando estas bajas pero los que jueguen mañana quieren demostrar en el Bernabéu que son un buen equipo", agregó.

Schuster ve en sus jugadores "la responsabilidad de ganar" y aseguró que jugará al ataque para conseguirlo. "Tenemos que jugar con el riesgo que estamos tomando últimamente".

Se mostró más tranquilo que en la previa del Almería, tras gran parte de su plantilla recién regresada de partidos internacionales y reconoció que espera mejorar el juego respecto al pasado sábado.

"Después de dos semanas de selección vuelven muy castigados y desgraciadamente somos los clubes los que tenemos que pagar los viajes y la tensión que tienen por ir a la Eurocopa. El primer partido es el peor, por eso ahora estoy muy tranquilo porque les veo motivados para jugar. Estoy mucho más tranquilo por la motivación ante el Bremen que ante el Almería", manifestó.

Para demostrar que el Real Madrid puede aspirar a todas las competiciones, tomó como ejemplo el Sevilla de la pasada temporada.

"Me interesa la Liga y en Liga de Campeones queremos hacer algo importante. En los últimos años no hubo suerte y este año vamos a por todas. El Sevilla demostró el año pasado que es posible jugar con nivel en todas las competiciones. Estoy en un club que siempre exige todo y lo sabemos desde el primer día".

Por encima de todos los jugadores del Bremen, destacó al brasileño Diego. "Es un jugador clave, la cabeza del Werder Bremen sobre todo ahora que Frings no está. Todos los ataques pasan por él, es peligroso por sus pases, remates, sus compañeros siempre le buscan. Es el jugador más importante del Werder Bremen y si evitamos que pueda entrar en juego evitaremos muchos problemas", analizó.

Por último, confirmó las opciones de debutar del holandés Arjen Robben. "Ayer estuvimos hablando y es muy probable que mañana tenga sus primeros minutos. Se encuentra muy bien, está con mucha ilusión y según vaya el partido puede jugar mañana sus primeros minutos".