Nueva York, EU.- El presidente colombiano, Alvaro Uribe, dijo este martes en Nueva York que su gobierno se opone a que los miembros de las FARC "Sonia" y "Simón Trinidad", presos en Estados Unidos, sean devueltos a Colombia antes de cumplir sus condenas en tierra estadounidense.
"El gobierno de Colombia no apoya solicitudes para que el gobierno de Estados Unidos regrese" a "Sonia" y "Trinidad", dijo Uribe, cuya administración extraditó a los dos integrantes de las FARC.

"Sonia", cuyo nombre real es Anayibe Rojas, está condenada en Estados Unidos por narcotráfico, mientras que "Trinidad", alias de Ricardo Palmera, el líder de las FARC de mayor rango enviado a Estados Unidos, fue hallado culpable de conspiración para cometer el secuestro de tres estadounidenses en 2003.

Uribe habló con la prensa al término de una reunión de casi tres cuartos de hora con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y reiteró algunas de las "preocupaciones" de su gobierno ante el proceso de negociación con la guerrilla para un intercambio humanitario de rebeldes presos por secuestrados en poder de esa organización, entre ellos la política colombo-francesa Ingrid Betancourt.

"Nosotros tenemos unas preocupaciones. Primero no podemos aceptar una zona de despeje (para negociar con las FARC)", reiteró Uribe.

"Segundo, no podemos permitir que los guerrilleros salgan de la cárcel para volver a delinquir. Tercero, cuando nosotros abrimos opciones para liberar a nuestros secuestrados no podemos permitir que el terrorismo de las FARC utilice esas opciones para su posicionamiento político", sostuvo.

Sarkozy de su lado, dijo en conferencia de prensa que presentó varias propuestas a Uribe durante el encuentro.

"La zona desmilitarizada, no va a ser posible, pero entre el rechazo de una zona desmilitarizada y nada, hay una cantidad de propuestas que hicimos" al mandatario colombiano, dijo Sarkozy sin dar precisiones.

Sarzkozy dijo "comprender" el rechazo de Uribe a un área de despeje.

"Es una cuestión de soberanía. Si acepta la desmilitarización es que acepta abandonar la soberanía sobre una parte de Colombia", manifestó. "Pero podemos avanzar en otras direcciones, con otras ideas", añadió el presidente francés.

Uribe por su parte, reiteró su confianza en la facilitadora del proceso de intercambio que designó, la senadora Piedad Córdoba, y en la mediación que lleva adelante el presidente venezolano, Hugo Chávez.

"Le he reiterado la confianza a la senadora Piedad Córdoba como facilitadora, y el presidente Hugo Chávez le he reiterado la confianza", sostuvo.

El presidente venezolano recibe este martes en Caracas a familiares de tres rehenes estadounidenses y secuestrados colombianos de la guerrilla de las FARC, así como a representantes de los guerrilleros presos en Colombia, en el marco de su gestión como mediador para un canje humanitario.

Chávez anunció en la mañana del martes que suspendía su viaje a Nueva York para participar de los debates de la Asamblea General de la ONU.

Uribe de su lado, reiteró que su gobierno no se opone al pedido del líder de las FARC Raúl Reyes, de que congresistas estadounidenses estén presentes en una reunión entre Chávez, Córdoba y las FARC, prevista para el ocho de octubre próximo.

"El interés de que asistan algunos delegados del Congreso de Estados Unidos a acompañar al presidente Chávez a la reunión con las FARC y la senadora Piedad Córdoba... yo no me opongo siempre y cuando el gobierno de Estados Unidos acepte", dijo una vez más el mandatario.

Además, sostuvo que su preferencia en ese caso sería "que vaya una delegación bipartidista del Congreso de Estados Unidos (demócratas y republicanos) a acompañarlo (a Chávez) en esa reunión".

El mandatario colombiano sostendrá en la tarde de este martes una reunión con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice.

Su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas está previsto para el jueves por la mañana.