Notimex
Moscú.- Rusia se prepara para los comicios de mañana domingo en que elegirá a los 450 nuevos miembros de la Duma (cámara baja del parlamento), que podrían consolidar el liderazgo del actual presidente Vladimir Putin.
El mandatario, que termina su gestión al iniciar el próximo mes de marzo, está impedido constitucionalmente para buscar un tercer mandato y él mismo se negó a modificar la ley, encabeza la lista de Rusia Unida, uno de los 11 partidos en pugna en la jornada.

Rusia Unida se encuentra a la cabeza de las preferencias electorales con hasta 60 por ciento en intención de voto, según sondeos previos y gracias a una fuerte campaña televisiva.

Estudios separados del Centro para el Periodismo en Situaciones Extremas y Medialogia citados por The Moscow Times, precisaron que esa campaña acaparó más de la mitad de la cobertura informativa en los dos meses previos a la jornada de este domingo.

La cobertura noticiosa del 1 de octubre al 22 de noviembre en las horas de mayor audiencia, de 18:00 horas a media noche, correspondió de 57 por ciento a 62 por ciento a RU y Putin, quien de manera consistente llamó a votar por esa organización, agregó la fuente.

En ese marco el eje de la vida política gira en torno a la mantención de Putin en el poder, relegando a un segundo término la carrera por su sucesión.

El pasado miércoles inició oficialmente el registro de aspirantes a suceder a Putin, quien tomó el poder en 2000, pero no ha despuntado ningún candidato en espera de los resultados de este domingo y con la perspectiva de que el cierre de aspirantes será el 23 de diciembre.

En tanto el presidente ruso empleó hasta el último minuto del periodo oficial proselitista para buscar el voto, pues estos viernes y sábado son jornadas de reflexión.

La víspera Putin promulgó aún una ley que suspende la participación de Rusia en un importante tratado sobre armas y prometió aumentar los fondos para investigación.

Un día antes se registraron varias manifestaciones pacíficas de apoyo a los candidatos de los 11 partidos en contienda, que incluyeron declaraciones del ex campeón mundial de ajedrez, Garry Kasparov, para quien los comicios serán una farsa.

'Cuando menos un tercio, o tal vez más, del electorado ruso no tiene fuerza política, lo que hace de las elecciones una farsa', dijo Kasparov, quien pasó cinco días en la cárcel por participar en una manifestación no autorizada por Putin.

Una vez terminado su mandato presidencial Putin aspira a convertirse en primer ministro si Rusia Unida logra la mayoría parlamentaria, lo cual -según sondeos recientes- es casi un hecho.

De acuerdo con críticos, una vez que concluya su segundo mandato en marzo de 2008, el presidente pretende mantener el poder desde la Duma.

Para Kasparov, la posible victoria de Rusia Unida daría a Putin el 'mandato moral' para seguir en la escena política a fin de facilitar la preferencia del voto en los próximos comicios presidenciales.

En los últimos días, el presidente ruso ha acusado a su oponentes de pretender impedir las elecciones y sólo buscar el financiamiento de gobiernos occidentales.

Por su parte, los partidos de oposición han denunciado la confiscación de millones de volantes proselitistas durante la campaña.

En su último mensaje electoral, Putin prometió que los comicios se ajustarán a las normas democráticas y exhortó a la población a acudir a las urnas y no dejarse engañar de que 'todo ha sido predeterminado'.

La situación se agravó luego de que la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), principal monitor de elecciones en Europa, decidió suspender su misión de observación en la jornada electoral rusa argumentando restricciones impuestas por Moscú.

La jornada electoral rusa será prácticamente la más larga en el mundo, pues comprende 22 horas debido a los varios usos horarios que cruzan Rusia.

El depósito de sufragios iniciará a las 20:00 GMT de este sábado en la oriental región de Kamchatka y terminará a las 18:00 GMT del domingo en el enclave de Kaliningrado.