Un total de 518 niños fueron asesinados y otros 895 violados este año en Rusia, denunció hoy en rueda de prensa el Defensor del Niño, Alexéi Golován<br>Foto: Especial
La fiscalía rusa fustiga a las autoridades por no firmar ni ratificar el protocolo adicional a la Convención de la ONU sobre los derechos del niño
MOSCU.- Un total de 518 niños fueron asesinados y otros 895 violados este año en Rusia, denunció hoy en rueda de prensa el Defensor del Niño, Alexéi Golován.

"En nueve meses del año, 518 niños fueron asesinados por adultos. Es una estadística terrible", señaló Golován, experto en problemas infantiles y nombrado para el cargo el pasado 1 de septiembre por el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

El especialista indicó que tan solo en el primer semestre del año en el país se cometieron más de 40 mil delitos contra menores de edad, aunque la cifra real puede ser varias veces superior.

"Según datos de la fiscalía, de enero a octubre de este año han sido reconocidos como víctimas de diversos abusos y delitos tres mil 800 menores, de los cuales 265 no habían cumplido un año de edad y otros 290 tenían entre uno y cinco años", señaló.

Golován consideró vergonzoso que Rusia aún no haya firmado ni ratificado el protocolo adicional a la Convención de la ONU sobre los derechos del niño relativo a la lucha contra el tráfico de menores y la prostitución y la pornografía infantiles.

"Este protocolo ha sido ratificado por 140 estados del mundo. Lo han hecho todos los países surgidos de la antigua URSS menos Rusia, lo que me parece inexplicable", enfatizo, según la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Agregó que se ha reunido con el ministro de Exteriores ruso y con dirigentes de la Fiscalía para convencerles de la necesidad de que Rusia se adhiera a ese documento, cuya aprobación permitirá combatir con mayor eficacia los citados delitos.

"Los pocos expedientes que se abren por delitos de pornografía infantil se disipan en los tribunales porque en el país no hay una definición jurídica de ese fenómeno, mientras que el protocolo adicional sí la expone", explicó el Defensor del Niño.

El jefe del Kremlin instituyó hace dos meses el cargo de Defensor del Niño a nivel nacional tras una amplia campaña en la prensa a favor de una mayor protección de la infancia, a raíz de una alarmante estadística de delitos contra menores.

Alexéi Golován, de 43 años, encabezó entre 1991 y 2002 una fundación benéfica encargada de asistir a los menores que viven en orfanatos y durante los siete años siguientes fue Defensor del Niño en la capital rusa.