El rostro del desamparo Aunque están en todo su derecho, a la fecha ninguna madre anciana se ha presentado a denunciar a sus hijos por abandono ni a exigir el pago de alguna pensión.
Este sector poblacional crece a pasos agigantados y con ellos sus necesidades
El estilo de vida que llevamos en las etapas anteriores seguramente se va a reflejar en la última etapa de la vida’’.
Mario Alberto José de los Santos.

Por:  Armando Ríos / Fotos: Vanguardia

El Día del Abuelo se está convirtiendo en una tradición memorable en México. Cada 28 de agosto se les felicita en redes sociales con fotos y mensajes, al “mejor abuelo del mundo”. Pero, ¿qué sucede durante el resto del año?

En el último año, fuentes del sector salud reportaron que en Coahuila existen más ancianos entre la población, que geriatras especialistas para su atención en los hospitales de todas las regiones. 

Sin embargo, las enfermedades clínicas como la osteoporosis, diabetes, hipertensión, cáncer y enfermedades cardiovasculares que padece la mayoría de los ancianos, representan a una sola realidad del diferente dolor por el que atraviesan las personas al alcanzar esta última etapa de su vida.

En las 198 mil 975 casas encuestadas en Saltillo habitan 51 mil 262 personas de más de 60 años.

*INEGI, encuesta intercensal 2015

La depresión y el abandono de sus familiares son el dolor más grande e irreversible para la mayoría de los ancianos del mundo. El doctor en psiquiatría, Mario Alberto José de los Santos, menciona que por lo menos el 50 por ciento de los adultos mayores sufre deterioros cognoscitivos, que no sólo se deben a problemas propios de la edad, sino a profundas depresiones que impiden conservar las habilidades intelectuales de la experiencia que han adquirido a lo largo de su vida. 

“En esas ocasiones, empiezan a ser una carga para sus familiares. Pero aun cuando no hay deterioro, parece ser que las nuevas generaciones se olvidan de sus antepasados como si fuera un proceso tan natural que no hay ni qué voltearlos a ver.

“Y es quizá en ese momento cuando tengamos que agradecerles lo que nos han dado”, comenta el doctor. 

La estadística del INEGI generada por su encuesta intercensal de 2015 señala que en las 198 mil 975 casas encuestadas en Saltillo habitan 51 mil 262 personas de más de 60 años, sin embargo, José de los Santos indica que la cifra de adultos mayores incrementará por mucho en los próximos años y eso representará un gran reto para la asistencia social. 

De esta cantidad de personas, el psiquiatra asegura, basado en su experiencia, que la falla de la memoria en los adultos mayores es uno de los factores por los cuales 8 de cada 10 familiares, descuidan a sus ancianos. 

“Muchas veces los familiares tienen una reacción de resentimiento o enojo por falta de información, y quieren que el padre tome decisiones cuando ya no está en condiciones de hacerlo tan rápido debido al deterioro natural de agilidad mental”, señala. 

Falla el sector salud. Aunque cada vez son más las personas de la tercera edad en la entidad, es escaso el número de especialistas para su cuidado. Fotos: Especial

LEGISLAR PARA OBLIGAR AL CUIDADO DEL ANCIANO

A inicios de año, la diputada local, Verónica Martínez, invitó a los legisladores a aplicar una ampliación al Código Penal del Estado con una propuesta que sugiere tres años de prisión y una multa económica a familiares que apliquen la violencia, discriminación, explotación y cualquier tipo de abuso contra un adulto mayor, aunque esto se quedó en letra muerta hasta el día de hoy. 

En ese sentido, Mario Alberto José de los Santos opinó que a la sociedad le falta sensibilidad ante el cuidado de los ancianos, y al Estado publicar la información de los derechos que tienen los mismos, así como cumplir con una pensión, y asistencia médica que funcione de manera efectiva y anotarlos como grupos vulnerables. 

De los más de 312 mil personas mayores de 60 años que hay en el Estado, sólo 2 mil 567 se atienden actualmente en el Centro Asistencial para la Integración Familiar donde llevan a cabo asesorías psicológicas, pero también clases de pintura, talleres de literatura, danza y otras actividades deportivas. 

Además, el doctor dice que la autoridad debería regular a todos los centros que se dedican al cuidado de ancianos de manera independiente a la Secretaría de Salud, debido a que en muchas ocasiones los tienen “sentados en sillas”, pero nunca practicando actividades de esparcimiento. 

La pérdida de la memoria es el gran mal que enfrenta el ser humano conforme más años pasan.

LA VEJEZ, EDAD DONDE TE VAS DESDIBUJANDO

Arnulfo Vega, de la Clínica La Memoria en el Centro de Atención al Adulto Mayor, reitera que el problema de la memoria en los ancianos se debe a diversas causas, como lo son las fallas en la tiroides, la depresión o el Alzheimer. 

“Las fallas de  la memoria traen todos los problemas de conducta. Los ancianos dejan de conocer a las personas que están cerca de ellos, piensan que les pueden hacer daño”, señala. 

Sin embargo, en las etapas avanzadas de memoria muchos de los pacientes adultos mayores no están conscientes de que la persona que los cuidan no es su único hijo, aunque de ser así caen en un vacío de memoria por el cual deben buscar ayuda urgente para no provocar mayores daños en su estabilidad intelectual.

En la experiencia de Arnulfo Vega, quien tiene un consultorio de psicogeriatría en la clínica La Memoria, han llegado tres tipos de paciente: los ancianos que son demasiado cuidados por sus familiares, los que son descuidados, y los que son cuidados por un solo familiar. 

Este último caso es de lo más común, el cual atrae un síndrome popularmente llamado “Síndrome de Sobrecarga del Cuidador”, en el cual el hijo o el nieto entrega su vida al cuidado del anciano, que tarde o temprano tiene que ser intervenido de manera psiquiátrica tras haber abandonado su vida cotidiana a costa de la falta de responsabilidad de otros miembros de la familia. 

En ese aspecto, Mario Alberto José de los Santos, ex director del Cesame, indica que en su experiencia, ha notado que el 100 por ciento de los casos de familiares únicos que cuidan a sus ancianos padece estrés, mientras que el resto de la familia se ausenta cada vez más y desdeña sus responsabilidades.

“Hay que cuidar a los cuidadores. Hay gente que tiene muchos recursos para solventar todas las necesidades del adulto, pero también existen otras personas de muy bajos recursos que deben debatirse contra todas las necesidades que requiere un anciano”, señala el doctor.

Al mismo tiempo, estos casos suelen crear un tipo de angustia para los ancianos, quienes por evitar daños a la vida de sus seres queridos, buscan la independencia que en el 80 por ciento de los casos los lleva a un vacío en el cual viven el resto de sus días hasta su último aliento. 

Mario Alberto de los Santos
Deberíamos formar un tipo de guarderías para adultos mayores”.
Mario Alberto de los Santos

VIVIR EN EL ABANDONO

Según los datos del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, en México a nivel general, el 16 por ciento de los adultos mayores a 60 años sufre abandono y maltrato. 

Irma Mayela Reyes, subprocuradora de las Niñas, Niños y la Familia, asegura que a dicha Procuraduría, aunque no es su competencia, han llegado casos cada 15 días donde el adulto mayor acude para obtener un servicio de conciliación o asesoría jurídica bajo denuncias de falta de cuidados entre familiares o cumplimiento en las pensiones. 

La Subprocuradora de la Pronnif, señala que una de las opciones que se utilizan frecuentemente del Código Penal es el de “abandono de incapaz por incumplimiento al deber jurídico del cuidado”, en el que los adultos mayores podrían argumentar afectaciones en sus capacidades intelectuales o físicas para tener la completa independencia que les prometa ingresos y estabilidad económica. 

El código penal establece en el artículo 362 del capítulo octavo, que la sanción para este tipo de delito se puede aplicar una “prisión de seis meses a cuatro años y multa: A quien abandone u omita asistir a una persona incapaz de valerse por sí misma, teniendo la obligación de cuidarla o de asistirla”.

LOS FRÍOS NÚMEROS

La cifra del Instituto Nacional para la Atención del Adulto Mayor, señala que en los 32 municipios de Coahuila hay más de 320 mil personas de la tercera edad, de las cuales sólo se tiene el registro de que 16 mil viven de manera independiente, y de ellos, sólo el uno por ciento acude a la asistencia social.

Ante esta situación, fuentes del Módulo de Atención Temprana de la Procuraduría General de Justicia del Estado, aseguraron que en el último año, no se ha visto un caso donde una madre acuda sola, a presentar una denuncia contra su hijo por cuestión de abandono o alimento. “Ninguna madre podría hacer eso. Es una situación muy difícil’’.

Pasado sin futuro. Al llegar los achaques y la pérdida de la memoria, la familia es la primera en abandonar al anciano.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza