Error. Ingerir gran cantidad de alimentos no quiere decir que la persona esté bien nutrida. Foto: Archivo
La mayoría de los casos presenta deficiencias de vitaminas y minerales, que ocasionan diferentes niveles de anemia, infecciones, debilitamiento y cambios hormonales

Cansancio, malhumor, dolor de huesos o músculos, sangrado de encías al cepillarse los dientes y gases estomacales, son algunos indicios de que se padece algún grado de desnutrición, alertó Martha Romero.

La subdirectora de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud, destacó que esta condición es común cuando se realizan dietas que no son indicadas por un especialista.

“La mayoría de los casos presenta deficiencias de vitaminas y minerales, que ocasionan diferentes niveles de anemia, infecciones, debilitamiento y cambios hormonales”, dijo.

Señaló que estar alimentado no significa estar bien nutrido, pues se pueden ingerir cantidades excesivas de alimentos, pero poseer a la vez, desnutrición a nivel de micronutrientes que requiere nuestro cuerpo, como las vitaminas A, B, C y ácido fólico, además de minerales como el hierro, yodo, calcio y zinc.

Para evitar una desnutrición recomendó realizar una dieta sana, que incluya todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, cereales, carnes magras, pan y el consumo mínimo de un litro de agua simple.

La doctora destacó la importancia de realizarse una desintoxicación mensual, para reducir el exceso de toxinas e impurezas que se acumulan en el organismo por la ingesta de comidas o por el consumo de bebidas alcohólicas.

“También deben realizarlo quienes tengan una vida sedentaria, estrés, obesidad, diabetes, infecciones, consuman medicamentos que contengan hormonas como anticonceptivos y las personas que hayan sido sometidas a alguna cirugía, ya sea menor o mayor.

“Los especialistas han aconsejado no consumir carnes rojas procesadas como las salchichas, las frituras y los dulces, durante este proceso de eliminación de toxinas, para no anular su eficacia. Señaló que la desintoxicación solo deben realizarla mayores de edad, porque los menores tienen necesidad de grasas y carnes en pocas proporciones, para su adecuado desarrollo”, dijo.

Esta eliminación de impurezas se puede realizar consumiendo jugos détox —verduras y frutas—, probióticos, cítricos, jengibre, agua simple y el ajo, entre otros, los cuales ayudarán a mejorar el funcionamiento tanto del intestino como del hígado, aconsejó.

¿Qué hacer?

Establecer horarios de comida.

No dejar pasar más de cuatro horas sin ingerir alimentos.

Tomar cinco alimentos al día: desayuno fuerte, comida y cena ligera, y dos colaciones.

Evitar la ingesta de empanizados o capeados, grasas saturadas, harinas refinadas, azúcares y el consumo de alcohol.

Tomar un litro, cuando menos, de agua al día.