El director, Alejandro Villarreal Maury explicó que existe un crédito fiscal que se esta peleando y se depositaron las garantías, sin embargo ayer fueron bloqueadas las cuentas. Fotos: OMAR SAUCEDO
El director, Alejandro Villarreal Maury explicó que existe un crédito fiscal que se esta peleando y se depositaron las garantías, sin embargo ayer fueron bloqueadas las cuentas

Las cuatro Ferreterías Sieber que hay en Saltillo fueron cerradas este jueves desde las 09:00 horas como protesta, luego de que les fueran inmovilizadas sus cuentas bancarias ante créditos fiscales por 31 millones de pesos que les está aplicando la Secretaría de Finanzas.

El director general de la Ferretería Sieber, Alejandro Villarreal Maury, indicó que recibió auditorías tanto en la ferretería como en la inmobiliaria, de ahí se desprenden los créditos fiscales, uno por 9 millones de pesos y otro más por 22 millones.

En los juzgados sigue peleando ese tema de los créditos fiscales y aunque desde el 3 de diciembre presentó como garantía la propiedad donde se ubicaba el Hotel La Torre, para seguir con el juicio, este miércoles sin previa notificación sus cuentas bancarias amanecieron bloqueadas.

Adicionalmente, hay una situación que se presenta con un exempleado de la Ferretería Sieber que luego se fue a trabajar a la Secretaría de Finanzas. Cuando esa persona estuvo laborando como contador durante tres años en la ferretería, se le sorprendió robando y se depositaba nómina a su nombre, situación por la que fue despedido, ese exempleado presentó una demanda laboral y se llegó a un acuerdo, pagándole lo que le correspondía.

Sin embargo, más tarde ese exempleado entró a trabajar a la Secretaría de Finanzas y después le empezaron a llegar auditorías a las dos empresas (Ferretería Sieber y Sieber Inmobiliaria), de ahí se desprenden los créditos fiscales que hoy se pelean en los juzgados y fue el mismo exempleado quien les llevó las notificaciones al presentarse como auditor de la Secretaría de Finanzas.

Villarreay Maury fue recibido en Palacio de Gobierno por el subsecretario Alberto Aguirre y posteriormente por el administrador fiscal de Coahuila, Javier Díaz, acordando que se descongelaran las cuentas bancarias.