La Procuraduría ha realizado una inspección que partió desde ese día / Archivo
Aseguran que en esta semana se van a realizar inspecciones exhaustivas

Después del incendio que tuvo origen en los límites de Arteaga y Saltillo, en el Grupo Industrial OPESA, Emilio Darwich Vargas, procurador del Medio Ambiente en Coahuila, señaló que en caso de resultar culpable, la empresa podría someterse a sanción. Sin embargo todo parece indicar que el incendio se trató de un accidente.

Darwich Vargas comentó que hasta el momento la Procuraduría ha realizado una inspección que partió desde ese día, y todo indica que la empresa afectada cuenta con los servicios necesarios para operar. “Si estamos revisando que se haya cumplido con todas las condicionantes impuestas y las autorizaciones con las que contaba la empresa’’. 

Asegura que en esta semana se van a realizar inspecciones exhaustivas para revisar que la empresa no tenga inculpaciones mayores.

En relación al impacto ambiental que puede generar problemas respiratorios en los saltillenses, comentó que la Procuraduría realizará microanálisis para determinar con precisión el impacto que se generó al medio ambiente y en caso de resultar la empresa con algún tipo de actitud dolosa o fuera de la Ley podría multar. La próxima semana se tendrá el dictamen sobre el condicionante de la empresa y a partir de ello se decide si se inicia o no un procedimiento administrativo jurídico para una sanción.