Foto: Jetza Múzquiz
Todo apunta a que fue una muerte accidental por broncoaspiración

Luego de despertar, una madre vio que su hijo de menos de un año de nacido se encontraba con la piel morada y parecía ya no respirar, por lo que lo llevó a la Cruz Roja donde el cuerpo médico confirmó la tragedia de su fallecimiento.

Fuentes del Ministerio Público indicaron que fue alrededor de las 14:30 horas que ocurrieron los hechos, trasladándose hasta las instalaciones de la humanitaria institución para dar fe de la tragedia.

Las primeras versiones apuntan a que la mujer se hallaba con su hijo de siete meses de nacido en su domicilio de la colonia Loma Linda, donde lo acostó luego de comer para que durmiera, recostándose ella a su lado.

La mamá se quedó dormida y despertó tras un largo rato, dándose cuenta que el niño no se movía y que la piel ya la tenía amoratada.

Presa del horror, comenzó a pedir ayuda a sus vecinos y aunque hubo comunicación con el 911, la angustiada mujer decidió trasladarse en un vehículo particular hasta el hospital que se ubica en la calle Carlos Abedrop, del Centro Metropolitano, donde recibieron de inmediato al infante en el área de urgencias.

No obstante, los médicos informaron que lamentablemente ya no había nada que pudieran hacer y dieron aviso al Ministerio Público para que la Unidad de Investigación de Homicidios acudiera a tomar conocimiento para iniciar las investigaciones.