Foto: Especial
Autoridades sanitarias federales analizarán con las estatales que está sucediendo para corregir la problemática

CIUDAD DE MÉXICO.- El número de pruebas sin posibilidad de diagnóstico de Covid-19 en México se han incrementado a 140 mil 465 por varias razones, entre ellas, el 35 por ciento se pierde durante el trayecto y no llega a la Red Nacional de Laboratorios PCR, así lo informó José Luis Alomía, director general de Epidemiología.

“La principal causa de que haya pruebas sin posibilidad de diagnóstico tiene que ver con el envío. Se toma la muestra en una unidad y luego está debe de ser enviada a un laboratorio regional. Alrededor del 35 por ciento tiene que ver con el hecho de qué la muestra no llega: algo pasó en el envío; es decir se tomó, se capturó la fecha en la plataforma pero el laboratorio de la red nunca la recibió y, por lo tanto, nunca se procesó”.

Alomía reconoció que se pasó de 110 mil a más de 140 mil pruebas sin posibilidad de resultados, por lo que las autoridades sanitarias federales analizarán con las estatales que está sucediendo para corregir la problemática, incluso, hacer un rastreo.

La Secretaría de Salud, explicó en breve entrevista, otorga apoyo a las 32 entidades federativas para recolectar las muestras, concentrarlas en un área jurisdiccional y a través de una unidad móvil trasladarlas a los laboratorios.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), abundó, que concentra la mitad de todas las pruebas del país, determinó contratar servicios privados. Suelen pasar a las Unidades de Medicina Familiar o a los diferentes hospitales para recolectar las muestras y mandarlas a alguno de sus seis laboratorios ubicados en diferentes partes de la República.

El funcionario federal precisó que el IMSS no necesariamente es el que concentra la mayor carga de pruebas perdidas y sin posibilidad de diagnóstico. “no lo tenemos medido“.

Sin embargo, abundó, los laboratorios suelen estar lejanos de las unidades centrales laboratorios donde se recolectan.

Existe otro 30 por ciento de muestras con imposibilidad de diagnóstico que llegan pero en condiciones en las que el laboratorio debe de rechazarlas: superaron el número de días para obtener un resultado.

Sucede también, añadió, que la muestra estaba derramada, es decir, el líquido viral donde va sumergido el hisopo se esparce por el movimiento durante el traslado, la caja se cae, incluso se rompe, o el hisopo llega seco por estar expuesto a una temperatura arriba de 35 grados.

“A lo mejor la muestra nunca llegó a un laboratorio de la Red Nacional PCR, o a lo mejor esa muestra llegó en condiciones no adecuadas por lo tanto el laboratorio procede a rechazarla porque no es viable su procesamiento, sucede también que durante su procesamiento se encuentran características que no permiten llevar a cabo este diagnóstico”, aseveró.

“Éste tipo de muestras sin posibilidad de un resultado tuvo un incremento importante, y eso se estaba revisando con las entidades federativas que en su momento tendrían la mayor aportación, para ver dónde estaría el retraso, porqué se dio ese tiempo extendido y resulta imposible poder hacer un diagnóstico.

Alomía rechazó que haya una pérdida en este tipo de pruebas que no se pueden diagnosticar, cuyo costo oscila entre los 280 pesos, porque ofrecen datos estadísticos de una población sospechosa de Covid.