Percance. La volcadura movilizó a elementos de bomberos, paramédicos, Guardia Nacional y policía municipal. | Foto: Juan Francisco Valdés
65 mil litros de combustible transportaba el trailer con doble cisterna

Más de 32 mil litros de gasolina quedaron derramados sobre el libramiento Norponiente, a la altura del kilómetro 35 +600, tras la volcadura de una pipa la tarde de ayer. 

El accidente ocurrió alrededor de las 17:00 horas a la altura del ejido San Alejandro, hasta donde se movilizaron personal de bomberos y paramédicos, pues al principio se informó que había personas prensadas, así como elementos de la Guardia Nacional y Policía Preventiva municipal. 

La gasolina se acumuló abajo de un puente vehicular que une al panteón San Esteban con Urbi Villa, por lo que personal de Protección Civil ordenó el cierre de los carriles ante el riesgo de una explosión.

HECHOS

El tráiler de la marca Freightliner con placas 43AG3B, modelo 2019 y doble cisterna era conducido por José del Carmen G. G. Transportaba un total de 65 mil litros de gasolina sin plomo.

Debido al exceso de velocidad, el tráiler se ladeó y el remolque trasero que llevaba 32 mil 940 litro del combustible golpeó una valla de metal, lo que originó su desprendimiento y salida del camino a un desnivel, donde terminó por volcar.

Tras volcar, el combustible empezó a fugarse de la pipa y se esparció sobre el pavimento, mientras el tráiler y el otro tanque siguieron su marcha, y metros adelante se estacionaron.

Fotos: Juan Francisco Valdés
Fotos: Juan Francisco Valdés

CIERRAN CIRCULACIÓN

Alberto Alemán Salas, oficial de Guardia Nacional, informó que la circulación permaneció bloqueada por más de tres horas mientras se realizaban los trabajos. 

Con ayuda de dos camiones bomba, elementos despresurizaron los gases del tanque, mientras que con apoyo de tres grúas se logró levantar la pipa. 

Hasta las 20:30 horas de ayer seguían los trabajos, por lo que la circulación que venía de Torreón rumbo a la autopista Monterrey fue desviada por la carretera a Monclova.

Fotos: Juan Francisco Valdés