Hay de dejar a un lado el egoísmo

No es ningún secreto que me encanta correr. Desde que tengo memoria, correr ha sido mi escape. Lo usé para escapar de los niños "besadores" en el patio de recreo y más tarde como un medio para escapar de la escuela secundaria con una beca deportiva. Ahora, como madre de siete hijos, ha servido a la mayoría de mis días para escapar de las dificultades de la maternidad. Correr me permite tener las manos libres cuando puedo concentrarme en mí.

Recientemente, sin embargo, algunos de mis hijos han mostrado interés en correr. Para satisfacer este anhelo aprendido y, creo, heredado, he tratado de encontrar oportunidades para dejarlos hacerlo. Los he ingresado en carreras infantiles locales y de 5Kms. Los he inscrito en clubes de correr y los he alentado en las prácticas y reuniones.

Sin embargo, lo que no he hecho es compartir mi tiempo con ellos. Admito que he sido egoísta con mi tiempo porque es el único que tengo.

Todo eso cambió hace un par de semanas cuando mi hijo de 10 años me preguntó si podía ir a correr conmigo. Cuando lo hizo, admito que estaba un poco dudosa, después de todo era mi tiempo fuera, mi tiempo precioso.

Los pensamientos comenzaron a correr por mi cabeza, pensamientos como: “¿Qué pasa si a él le gusta? ¿Tendré que compartir más tiempo? ¿Y si los otros niños nos ven y quieren venir también? ¿Se me acabaron los días de soledad?

Mientras debatía lo que diría, me vino a la mente una pregunta que me dejó clara la decisión: "¿Y qué pasa si nunca vuelve a preguntar?"

Minutos más tarde, los dos estábamos corriendo en uno de mis caminos de tierra favoritos, atravesando rocas y salpicando barro. Lo hacía muy bien, y rápidamente descubrí que estaba pisándome los talones, rogando ir más rápido. Me aparté para dejarlo pasar, y no hubo forma de detenerlo.

Mientras luchaba por seguirle el paso, me di cuenta de que no eran mis hijos los que me estaban reteniendo, era yo quien lo hacía. En mi egoísmo, evitaba que experimentara algo que había guardado para mí durante demasiado tiempo.

Durante los siguientes kilómetros, zigzagueamos a lo largo de la ladera y vimos que los conejos pasaban a nuestro lado. Incluso tuvimos el placer de ver a una familia de ciervos amontonados a unos pocos metros delante de nosotros, esperando ver en qué dirección nos dirigíamos antes de ir hacia el otro lado, lejos de la vista.

Cuando dimos esos últimos pasos por el camino de entrada a nuestra casa, sentí una gran gratitud hacia él por preguntarme si podía compartir mi tiempo de carrera. Justo cuando estaba a punto de expresar mi agradecimiento, me ganó. Puso su brazo alrededor de mí y dijo: "Gracias por correr conmigo, mamá".

Espero tener más carreras con él y mis otros hijos.

Y espero que cuando yo les pregunte me digan que sí.